Los servicios de catering a domicilio son una buena solución para aquellas colectividades que necesitan servir comidas a grupos. Calidad, facilidad y seguridad son algunas de las ventajas de usar estos servicios.

Pensar en catering es pensar en comida a domicilio, es pensar en facilidad, en rapidez y en calidad. Y, aunque normalmente asociamos la idea de catering a domicilio a eventos de distinto tipo, este servicio también es muy útil e interesante para las empresas que sirven comidas a distintas colectividades, incluso aquellas con necesidades específicas.



Los servicios de catering a domicilio para colectividades prestan servicio a colegios, universidades, hospitales, residencias, empresas, organismos públicos, etc., ateniendo las necesidades especificas de cada uno. De esto modo, no solo se soluciona el servicio de comidas, sino que se hace a medida de sus destinatarios.

Ventajas de contratar un servicio de catering a domicilio para colectivos

Son muchas las ventajas de contratar un servicio de catering a domicilio para colectivos. La más evidente es que facilitan mucho la gestión del servicio de comidas. Esto es especialmente cierto si el colectivo tiene algún tipo de necesidad concreta. Pero las ventajas de este tipo de servicio van mucho más allá.

Calidad y seguridad alimentaria


Contratar un servicio de catering a domicilio para colectivos garantiza alimentos de calidad adecuadamente preparados, y nutricionalmente equilibrados. Pero, además, se garantiza que los menús para colectivos especiales son los adecuados. Esto es especialmente importante en el caso de alergias alimentarias.

Rentabilidad


Aunque en un primer momento pueda parecer lo contrario, una de las principales ventajas de contratar un servicio de catering a domicilio para colectivos es su rentabilidad. Si se piensa en todos los gastos que implica mantener una cocina propia, incluyendo electrodomésticos, menaje, consumo energético, materia prima y contratos laborales de personal de cocina, limpieza, nutrición, etc., además de todo el trabajo de gestión que conlleva mantener todo esto, contratar un servicio de catering no resulta tan caro.

Además, como se encarga justo lo que se necesita, ni se desperdicia comida ni falta comida, lo cual permite un ajuste preciso del presupuesto.
No hay gastos adicionales. No hay que preocuparse de reparaciones o de gastos extra para sustituir elementos rotos o desgastados. Tampoco hay que preocuparse de cuestiones laborales. Ni de realizar compras ni aprovisionar la cocina, ni de revisar el estado de frescura o caducidad de los productos.

Facilidad de la gestión


Todo ello da lugar a una gestión mucho más sencilla del servicio de comidas. Solo hay que indicar cuantos servicios se necesitan cada día e informar de los menús especiales que se requieren. No hay gastos adicionales. No hay que preocuparse de reparaciones o de gastos extra para sustituir elementos rotos o desgastados. Tampoco hay que preocuparse de cuestiones laborales, ni de realizar compras ni aprovisionar la cocina. Ni tampoco de revisar el estado de frescura o caducidad de los productos.

La empresa de catering se ocupa no solo de preparar y llevar la comida, sino de planificar el menú a diario, incluso para las personas que requieren Al contratar un servicio de catering a domicilio no hay que preocuparse de nada más.