La alimentación dieta macrobiótica no es solo un tipo de dieta. La macrobiótica implica un estilo de vida, una filosofía en la que la forma de comer se basa en la comprensión del desarrollo biológico, social y espiritual.

Alimentación Macrobiótica



La alimentación macrobiótica es una filosofía nutricional centrada en el consumo de alimentos con base en el estado de salud de una persona, el clima, la estacionalidad de los cultivos, la edad, el género y la geografía, entre otras cuestiones.

La macrobiótica no es un régimen dietético curioso o raro, sino una dieta basada en una variedad de supuestos variables que puede tomar muchas formas.  De hecho, la macrobiótica se considera una enseñanza global cuyo objetivo final es el desarrollo del juicio o entendimiento humano, por lo que se la puede considerar como una técnica de evolución personal.


Los principales principios de las dietas macrobióticas son reducir el producto de origen animal, comer alimentos de temporada cultivados localmente y comer con moderación. Algunas dietas macrobióticas también incorporan los principios de los sistemas médicos arcaicos, como la medicina tradicional china, en la que se intenta encontrar el equilibrio entre el Yin y el Yang a través de los alimentos y también diversos elementos, como los utensilios de cocina.

Origen de la alimentación macrobiótica

Fue el médico alemán Christoph Wilhelm Hufeland quien utilizó por primera vez la palabra  “macrobiótica” en el contexto de la alimentación y la salud en su libro El arte de prolongar la vida humana (1797). 

En su libro, Hufeland se refiere a la macrobiótica como una una fuerza de vida que según él está presente en todo y es más fácil de detectar en “seres orgánicos” (organismos vivos), donde se manifiesta en su respuesta a los estímulos externos. Esta fuerza puede ser debilitada, así como fortalecida, a través de influencias externas. Hufeland plantea que que nuestra fuerza vital se agota a través del esfuerzo físico y aumenta con el reposo.

También propuso que la salud moral y física se entrelazan y fluyen de la misma fuente. En su opinión, la enfermedad puede ser evitada principalmente mediante la aplicación de una dieta y un estilo de vida adecuados. En cuanto al uso de la palabra “macrobiótica” en relación con la salud, la alimentación y la energía o fuerza vital, Hufeland podría ser considerado el fundador de la macrobiótica.

Oshawa, padre de la macrobiótica moderna


Sin embargo, la macrobiótica como tal se  conoce actualmente se la debemos al pensador japonés George Ohsawa (1893 – 1966). Ohsawa consideraba que tras la mentalidad ancestral oriental hay un “principio único” o “principio universal”, el cual permite captar de manera eficaz el funcionamiento del mundo, lo que ayuda a comprender y asumir las vicisitudes de la vida. Este principio es el de la complementariedad entre el Yin y el Yang: dos “fuerzas”, antagonistas pero inseparables, que constituyen la manifestación del Uno o el Todo.

Ohsawa utilizaba a menudo la palabra “macrobiótica” para designar un comportamiento que según él corresponde a una actitud justa de acuerdo con las leyes de la naturaleza. También utilizaba el calificativo macrobiótico para definir a las medicinas que toman en cuenta la totalidad del ser y que contribuyen al desarrollo global del individuo  y que se interesan en curar no solo los síntomas de las enfermedades, sino sobre todo sus causas profundas.

Pero Ohsawa no fue tampoco el primero en hablar de dieta macrobiótica. La dieta macrobiótica apareció por primera vez a finales del siglo pasado, cuando en el siglo XIX el médico  japonés Sagen Ishizuka estableció una teoría de la nutrición y la medicina basada en la dieta tradicional oriental. Ishizuka  sufría de múltiples enfermedades y estudió la medicina occidental y oriental. Recopiló sus conclusiones en dos libros sobre e la longevidad y la dieta para la salud. Ishizuka criticó la adopción de los principios modernos de la medicina occidental y de la nutrició, y recomendaba la dieta tradicional japonesa, basada en alimentos sin refinar y en la que casi no hay alimentos de origen animal.

Al sufrir múltiples enfermedades “incurables” desde una edad temprana, George Ohsawa aprendió sobre la dieta macrobiótica de dos de los discípulos de Ishizuka y logró restaurar completamente su salud. A partir de ahí empezó su gran labor. De hecho, escribió más de 300 libros y artículos sobre la dieta macrobiótica.  Uno de los grandes objetivos de Ohsawa fue unificar el pensamiento materialista occidental con el más metafísico de Oriente, porque consideraba que así se podrían resolver los conflictos de la humanidad.

Después de la muerte de Ohsawa, la macrobiótica se ha presentado principalmente como un método alimenticio para obtener una buena salud.

Principios de la alimentación macrobiótica

Como ya hemos dicho, la alimentación macrobiótica busca la aplicación biológica y fisiológica del principio del Yin y el Yang, según el cual todo está equilibrado por estas dos fuerzas que representan una proporción determinada. Según Ohsawa y sus predecesores, el equilibrio del organismo humano sería de cinco Yin por un Yang. Según esto, el principio de una buena alimentación sería el de tomar alimentos que respeten esta proporción para que sean bien asimilables.

En macrobiótica se considera que el proceso de asimilación de los alimentos es un mecanismo de descomposición que se realiza a través de la digestión. Las sustancias ingeridas se descomponen hasta la extracción de cada elemento molecular para ser introducidos en la sangre que alimentará cada célula del organismo. En consecuencia, todo alimento demasiado alejado de esta composición fija de la sangre necesitará un esfuerzo digestivo importante, lo que fatigará al organismo a la hora de transformarlo, lo que puede acabar causando las enfermedades.

En función de esto, los alimentos se clasifican según dos categorías (Yin o Yang) que debe equilibrarse en la misma proporción (5/1). Las técnicas culinarias juegan un papel importante en la consecución de este equilibrio.

Otras cuestiones importantes sobre las que se fundamenta la alimentación macrobiótica son las siguientes:

  • Comer tan sólo cuando se tiene hambre y sólo la cantidad necesaria
  • Tomar alimentos locales y de temporada
  • Evitar tomar demasiadas cosas extremadamente Yin con el fin de favorecer la fortificación del sistema nervioso autónomo
  • Tomar alimentos lo menos manipulados posible
  • Masticar concienzudamente cada bocado y ser consciente de por qué se come

¿Qué se puede comer en la dieta macrobiótica?

La macrobiótica pone un gran énfasis en la ingestión de alimentos locales, naturales y de temporada, como ya hemos visto. Los alimentos deben ser integrales, sin procesar (o procesados lo mínimo posible) y de carácter orgánico (es decir, procedentes de agricultura ecológica).

Michio Kushi , uno de los fundadores del Instituto Kushi, al que muchos consideran como una meca para el movimiento macrobiótico, creó esta pirámide de la alimentación estándar con sugerencias dietéticas y de estilo de vida macrobiótico:

piramide alimenticia macrobiotica

Granos enteros


Como se puede ver en la pirámide, los granos enteros son en la base de cada dieta macrobiótica. En la dieta macrobiótica entre en el 40 y el 60% debe provenir de granos enteros orgánicos como avena, cebada, centeno, mijo, maíz, arroz, trigo sarraceno, etc.

Sin embargo, la macrobiótica no permite el consumo de fideos ni pastas ocasionales, así como granos parcialmente procesados.

Vegetales


Los vegetales constituyen el 20-30% de la dieta macrobiótica. Los vegetales deben provenir de cultivos ecológicos locales. Pero no todas las verduras valen. La macrobiótica que prohíbe el consumo de ciertos tipos de verduras y limita el consumo de otras.

En la dieta macrobiótica se pueden comer a diario solo ciertas verduras, como repollo, col rizada, brócoli, brócoli, coliflor, col, calabaza, berro, perejil, col china, col china, diente de león, hojas de mostaza, hojas de daikon, cebollas, rábanos, nabos, la bardana, zanahorias y calabaza.

Otros vegetales como el pepino, el apio, la lechuga y hierbas como el eneldo y el cebollino solo se pueden tomar de vez en cuando, dos o tres veces por semana. El calabacín, la alcachofa, los espárragos, los brotes de bambú, la remolacha, el aguacate, la berenjena, el hinojo, el ginseng, el pimiento verde o rojo, las espinacas, el quimbombó, el ruibarbo, las patatas, las acelgas y el tomate debe consumirse con moderación.

En cuanto a la preparación,  las verduras deberían ser ligeramente cocidas al vapor,  escaldadas o salteadas con aceite sin refinar prensado en frío. Sólo una pequeña parte de las verduras se deben comer crudas. Y una porción aún más pequeña está reservada para las verduras encurtidas.

Legumbres y algas


Las legumbres y las algas deben completar en la alimentación macrobiótica entre el 5 y el 10% de lo que come. La función de estas fuentes de proteínas vegetales es sustituir a las proteínas animales de una dieta estándar. Pero, del mismo modo que no todos los vegetales son válidos en la misma proporción, no todas las legumbres y algas tienen el mismo valor en la dieta macrobiótica.

La dieta macrobiótica da especial valor a los garbanzos, los azukis y la lentejas, que se pueden consumir a diario. El resto deben ser consumidos solo de vez en cuando. Además, solo se pueden consumir legumbres una vez al día.  En lo que a los productos de soja se refiere, se debe elegir entre el tofu, el tempeh, el nattō y el miso. Estos productos se puede consumir una o dos veces por semana.

Además, es recomendable incluir en la dieta macrobiótica algas marinas, que son ricas en hierro. Entre estas algas destacan las algas nori, el wakame, el kombu, el alga dulse, y el agar-agar. Estas algas también son ricas en calcio , betacarotenos y vitamina B-12. Su consumo debe restringirse a unas pocas veces por semana.

Frutos y semillas


A pesar de que sabemos que los frutos secos están llenos de grasas saludables y omegas, la macrobiótica recomienda no exceder el consumo de dos tazas de frutos secos y semillas cada semana. Esta cantidad incluye también las semillas y las mantequillas de frutos secos.

Los frutos secos y semillas deberían tomarse ser ligeramente tostados. Los frutos secos como las castañas, las almendras, las nueces de nogal y las nueces pecanas  y los son considerados como los mejores. La macrobiótica también destaca las pipas de calabaza, el sésamo y las  semillas de girasol como sus semillas favoritas.

Por el contrario, las nueces de Brasil, los anacardos, las nueces de macadamia, las avellanas, los pistachos y otros frutos secos deben ser consumidos con moderación, o incluso nada en absoluto.

Pescados y mariscos


A pesar de que el pescado graso es considerado un alimento saludable en la dieta estándar, la macrobiótica desaconseja el consumo de pescado graso. Si se consume pescado, debe ser de forma ocasional y siempre pescados no grasos (como lenguado, bacalao, lenguado, mero, carpa o trucha) o marisco que deben estar recién pescados y deben ser de origen local.

En la dieta macrobiótica se puede comer pescado blanco y marisco según estas directrices hasta dos o tres veces a la semana.

Fruta


En la dieta macrobiótca solo se debe comer la fruta de vez en cuando, unas pocas veces a la semana. Como ocurre con el resto de productos, la fruta debe ser de temporada y de origen local.

La macrobiótica admite todo tipo de frutas y bayas, especialmente moras, frambuesas, manzanas, peras, melocotones, ciruelas, albaricoques, arándanos, fresas, uvas, melón dulce, sandía y cerezas.

Sin embargo, las frutas tropicales no son muy valoradas por esta dieta.  De acuerdo con la macrobiótica, se deben tomar con mucha moderación, frutas tropicales como coco, plátano, dátiles, papaya, piña, mango y cítricos, e incluso no consumirlos en absoluto.

Carne, aves, productos lácteos y otros alimentos


La dieta macrobiótica permite comer carne, aves de corral, productos lácteos y  otros productos de origen animal de vez en cuando hasta conseguir asumir una dieta plenamente vegetariana. Sin embargo, algunos seguidores de la  macrobiótica se permiten una indulgencia mensual para comer productos de origen animal.

En sentido estricto, los siguientes alimentos están prohibidos en la dieta macrobiótica porque interrumpen el desequilibrio de nuestro cuerpo y causan que se incline demasiado hacia el yin o el yang:

  • todos los productos lácteos
  • toda la carne
  • todas las aves
  • huevos
  • alimentos procesados
  • comida picante
  • azúcar refinado
  • zumo de frutas
  • soda
  • alcohol fuerte
  • café
  • miel
  • chocolate
  • infusiones estimulantes

Recetas de comida macrobiótica

Siempre que cumplan con las condiciones expuestas, muchas recetas habituales se pueden incluir en una dieta macrobiótica. Otras se pueden adaptar fácilmente. Si quieres encontrar una buena selección de recetas macrobióticas visita http://www.dietassanas.org/recetas/.

LIBROS RECOMENDADOS
APLICACIONES MÓVILES

 

Si te gustó, no olvides compartirlo!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInBuffer this pagePin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Bigstock