Las freidoras sin aceite proporcionan un método para freír los alimentos mucho más saludable que la fritura convencional. Sin embargo es necesario tener en cuenta ciertos aspectos importantes que no pueden ignorarse cuando se utilice este pequeño electrodoméstico.

Las freidoras sin aceite han revolucionado la forma de preparar los alimentos fritos. En realidad sí que usan aceite, pero solo una cucharada. De este modo, la ingesta de calorías se reduce un 70-80% aproximadamente, ya que el alimento frito contienen mucha menos grasas añadida a través de la fritura. De hecho, comprar una freidora sin aceite es una estupenda idea para empezar a comer más sano.



No obstante, los alimentos fritos son alimentos fritos de todas formas, aunque en el caso de usar una freidora sin aceite el contenido calórico y graso sea menor. Por lo tanto, es necesario tener en cuenta una serie de consideraciones y precauciones, las cuales veremos más adelante.

Cómo funcionan las freidoras sin aceite

Las freidoras sin aceite son aparatos que cocinan haciendo circular aire caliente alrededor de los alimentos utilizando el mecanismo de convección. En este tipo de freidoras, llamadas también freidoras de aire, un ventilador mecánico hace circular el aire caliente alrededor de los alimentos.

El sistema de las freidoras sin aceite provoca una serie de reacciones que hacen que los alimentos se oscurezcan. Estas reacciones son dos: caramelización y glucosilación no enzimática de proteínas (también llamada reacción de Maillard).

En la caramelización, los azúcares se descomponen y se transforman químicamente en sustancias complejas de color marrón. En la glucosilación no enzimática de proteínas o reacción de Maillard, los carbohidratos (azúcares) y las proteínas del alimento reaccionan entre sí. El resultado es la formación de ciertos compuestos que dan sabor a los alimentos. La glucosilación no enzimática de proteínas o reacción de Maillard requiere temperaturas de entre 140 y 165 ° C), mientras que las temperaturas de caramelización dependen de que el azúcar se caramelice y varían, de 110 a 180 °C.

Los métodos tradicionales de fritura inducen la glucosilación no enzimática de proteínas o efecto Maillard sumergiendo completamente los alimentos en aceite caliente, el cual alcanza temperaturas mucho más altas que el agua hirviendo. Por su parte, lo que hacen las freidoras sin aceite es recubrir el alimento con una capa delgada de aceite mientras circula aire calentado hasta 200 °C aplicando calor para iniciar la reacción. De esta manera, la freidora sin aceite es capaz de producir alimentos fritos con su habitual color tostado muchos menos aceite que una freidora tradicional.

Cocinar con freidoras sin aceite

Ventajas de cocinar con freidoras sin aceite

Ya hemos adelantado que es necesario tomar precauciones cuando se utiliza una freidora sin aceite. En cualquier caso, usadas de forma adecuada, las freidoras sin aceite tienen muchas ventajas.

Una de las principales ventajas de cocinar con una freidora sin aceite es que se reducen las calorías de los alimentos, concretamente las calorías provenientes de la grasa que aporta la fritura tradicional. Al reducir la ingesta de calorías y grasas es más fácil controlar el peso, e incluso adelgazar. Además, se reduce el riesgo de sufrir determinadas enfermedades.

Otra de la ventajas de las freidoras sin aceite es que son más seguras que las freidoras tradicionales, ya que no es necesario calentar a altas temperaturas varios litros de aceite. Con las freidoras sin aceite no hay riesgo de derrames, de salpicaduras o de tocar aceite caliente de forma accidental. Por este mismo motivo, las freidoras sin aceite también son más limpias.

Además, las freidoras con aire reducen el riesgo de formación de acrilamida tóxica. La acrilamida es una sustancia química que se crea de forma natural en productos alimenticios que contienen almidón durante procesos de cocción cotidianos a altas temperaturas. Es importante tener en cuenta que la acrilamida puede estar relacionada con el desarrollo de algunos tipos de cáncer. No obstante, el riesgo de formación de acrilamida no se elimina, solo se reduce (esto lo veremos un poco más adelante).

freidora sin aceite o freidora de aire

Precauciones a la hora de cocinar con una freidora sin aceite

A pesar de los múltiples beneficios de utilizar una freidora sin aceite, es importante tener en cuenta ciertas cuestiones y tomar algunas precauciones.

Una de ellas tiene que ver con la idea de que este tipo de freidoras son más saludables que las freidoras tradicionales. Pues bien, esto no implica que la fritura sin aceite garantice una dieta saludable, solo que la fritura es más saludable que la fritura tradicional, la fritura profunda. Aunque menos grasos, los alimentos preparados en la freidoras sin aceite siguen estando fritos. En este sentido, si lo que se desea es una dieta saludable es muy importante limitar el consumo masivo de alimentos fritos.

Además, si no se utiliza adecuadamente, la fritura en freidora sin aceite también puede dar lugar a la formación de compuestos nocivos. Porque, aunque las freidoras con aire reduzcan la probabilidad de formación de acrilamida, esto no implica que no puedan formarse otros compuestos potencialmente dañinos.

Además de la posibilidad de formarse acrilamidas si se fríe a una temperatura muy alta en las freidoras sin aceite, también hay que tener en cuenta que la cocción de carne a altas temperaturas puede dar lugar a la formación de hidrocarburos aromáticos policíclicos y aminas heterocíclicas, sustancias que pueden aumentar el riesgo de cáncer.

Por lo tanto, es importante utilizar las freidoras sin aceite con precaución y sin abusar. Son un alternativa excelente a las freidoras tradicionales, sin duda, pero deben usarse atendiendo bien a las instrucciones en cuanto a la temperatura y de manera ocasional, dando prioridad a otras formas de preparación de los alimentos más saludables.