Saber escribir recetas es una cuestión fundamental para cualquier blog de cocina. Aunque hay muchos estilos para la redacción de recetas, elegir uno claro, sencillo y directo resultará mucho más interesante para tus lectores. ¿Quieres saber cómo escribir recetas  realmente interesantes para tu blog de cocina? Sigue leyendo. 

Puede que escribir recetas de cocina parezca una cuestión simple, pero no lo es. Ser directo, claro y breve es muy importante cuando se escribe una receta para un blog de cocina.



Una receta ‘minimalista’, pero bien explicada, es fácil de entender y de seguir. Y esto es muy importante, sobre todo porque la mayoría de los usuarios de Internet usan sus dispositivos móviles.

Ahora bien, los buscadores cada vez más valoran los artículos largos. Pero al condensar la receta y publicarla en este estilo minimalista se reducen mucho el número de palabras totales, lo que puede perjudicar el posicionamiento de la receta. En realidad, esto no es problema, porque hay maneras de solucionarlo.

Claves para escribir recetas para un blog de cocina

Cuando se escribe para publicar en Internet es necesario que valorar, por una parte, la experiencia de los lectores y, por otra, la eficacia de la optimización para buscadores.

Una primera cuestión importante es distinguir la receta en sí del post en general. Muchos blogs de cocina lo que hacen es escribir una introducción a la receta antes de la receta en sí misma. Después, cuando se redacte la receta, hay que dejar muy clara la lista de ingredientes y el proceso de prepración o instrucciones.

Introducción a la receta


Lo mejor es hacer una introducción interesante, que presente la receta. Hay muchos blogs que cuentan historias o que insisten en una misma idea repetidamente. Tal vez eso ‘engañe’ a Google, pero no suele ser buena idea aburrir a los lectores, por muy bien localizada que esté la receta y muy sencillo que sea saltarse el texto de relleno.

La introducción puede incluir alguno de los siguientes puntos:

  • resumen de los ingredientes principales,
  • lista de accesorios y utensilios de cocina necesarios para hacer la receta
  • uso de la receta (primer o segundo plato, postre, ocasiones especiales, época del año, etc.).
  • explicación de algún método o elaboración especial utilizado
  • comentarios sobre alguna cuestión relevante relacionada con la receta, como su origen o historia, si la tiene
  • principales propiedades nutricionales del ingrediente principal o de la receta en general

En cualquier caso, es importante que la introducción no se pierda en divagaciones y que aporte valor. Además, debe estar claramente separada de la receta para que el lector pueda saltar la introducción si no le interesa o si quiere llegar fácilmente a dicha receta.

La lista de ingredientes


Elaborar la lista de ingredientes es una cuestión muy importante, que no debe hacerse de cualquier forma. Seguir los siguientes consejos para elaborar la lista de ingrendientes de una receta ayudará a una redacción y seguimiento óptimos:

  • Enumerare todos los ingredientes por orden de uso, tal y cómo se describen en las instrucciones para la elaboración de la receta.
  • Enumerar los ingredientes más importantes primero, respetando el orden de uso.
  • Los ingredientes que usan juntos en un mismo paso es recomendable enumerarlos en orden descendente según el volumen.
  • Si es importante usar uno ingrediente antes que otro, se recomienda enumerar primero los que se usen en primer lugar.
  • Detallar las cantidades en la lista de ingredientes. Si se usan cantidades en tazas es muy recomendable incluir, entre paréntesis, el equivalente en gramos, mililitros, onzas, etc. No es necesario convertir cantidades como cucharadas o cucharaditas.
  • Si el peso o volumen del ingrediente lo determina el envase, poner entre paréntesis la cantidad aproximada.
  • Si la receta tiene dos elaboraciones distintas, es recomendable separarlos en la lista de ingredientes, haciendo alusión a qué parte de la preparación pertenecen.
  • Si el ingrediente requiere una manipulación sencilla, es bueno especificarlo en la lista de ingredientes, porque simplifica la redacción de la receta. Es el caso de los huevos batidos, las especias molidas, la mantequilla ablandada o el zumo de limón, entre otros.
  • Si un ingrediente se usa más de una vez, pero no en preparaciones separadas que requieran dos listas de ingredientes independientes, es recomendable especificarlo.

Método de preparación o instrucciones


Cuanto más simples sean las instrucciones, más fácil será de seguir la receta. Además, conviene que los pasos estén numerados, para facilitar el seguimiento y sea más fácil no saltarse nada.

Además, estos otros consejos para escribir el método de preparación de una receta son muy útiles:

  • Indica el tamaño del utensilio que se requiere y, si es necesario, cualquier especificación que ayude a selección el utensilio adecuado.
  • Hay que ser directo y conciso y escribir sin adornos. Elige un tono y un estilo y cíñete a él.
  • Cuando sea necesario, indicar temperatura del horno o nivel/intensidad de la cocina (fuego lento, fuego medio…).
  • Indica los tiempos de cocción, exactos o aproximados. Si son aproximados, indícalo y explica cómo comprobar si el resultado es el esperado y qué hacer si no lo es.
  • Igual que en la lista de ingredientes, si hay dos preparaciones independientes importantes separa las instrucciones en dos listas.
  • Separa cada paso en un párrafo diferente, incluyendo todos los procedimientos relacionados.
  • Termina explicando cómo servir el plato, ideas para presentarlo o decorarlo.

Información adicional

Puedes rematar la receta con información adicional que incluya cómo sustituir algún ingrediente, como hacer alguna variación interesante, cómo transformar el plato para que sea vegetariano o vegano, cómo enriquecerlo en sabor y/o nutrientes, y cualquier otro dato que creas que puede agregar valor adicional.