a bechamel es una salsa más bien espesa que se utiliza en la realización de diversos platos. Dependiendo de su finalidad, la salsa bechamel se hace más o menos espesa. En esta ocasión te vamos a mostrar cómo hacer bechamel para lasaña. 

Cómo hacer bechamel para lasaña - Receta fácil



La salsa bechamel es una salsa de origen francés pero con presencia en la cocina tradicional de muchos países, como Italia. Una de las recetas de cocina italiana con salsa bechamel por excelencia es la lasaña, en cualquiera de sus múltiples versiones. En la cocina italiana la salsa bechamel está muy presente en los platos de pasta.

La bechamel para lasaña se basa en los mismos ingredientes que todas las salsa bechamel, pero la proporción varía para hacer la salsa más o menos espesa. No cabe duda de que uno de los grandes secretos de la lasaña es que la bechamel quede lo suficientemente espesa como para que no se desmoronen las porciones. Esa bechamel espesa también le da a la lasaña su textura característica.


Cómo hacer bechamel para lasaña

Cogerle el punto a la bechamel no es algo especialmente fácil. Esta receta de salsa bechamel para lasaña es muy fácil de hacer y queda deliciosa y en su punto.

Salsa Bechamel

Ingredientes

  • 50 gr. de mantequilla
  • 500 ml de leche entera
  • 1 cucharada pequeña de sal fina
  • 30 gr. de harina de trigo (una cucharada sopera colmada)
  • Una pizca de pimienta negra molida
  • Una pizca de nuez moscada

Preparación (35 minutos)

  1. Calienta la leche en una cazuela sin que llegue a hervir.
  2. En otra cazuela derrite la mantequilla a temperatura media. Cuando la mantequilla esté derretida, añade la harina poco a poco, removiendo para que no se pegue con una cuchara o espátula.
  3. Cuando la harina se haya oscurecido uniformemente añade la leche caliente poco a poco, sin dejar de remover para que no se pegue. Usa unas varillas para comprobar la consistencia de la salsa. Cuando al levantar las varillas salga un hilito de salsa que baje hasta la cazuela la salsa estará lista.
  4. Añade la pimienta, la nuez moscada y la sal. Mezcla bien estos ingredientes con la salsa.
  5. Retira del fuego y reserva para añadir a tu lasaña.
  6. Seguiremos mezclándolo todo bien para que estos últimos ingredientes se vayan repartiendo por toda la salsa.
  7. Cuando veamos que está listo, lo sacamos y lo reservaremos para echársela a nuestra lasaña.

TAMBIÉN TE INTERESARÁ LEER:


Pastel de calabacín: 5 recetas fáciles para toda la familia El pastel de calabacín es un primer plato que admite una gran variedad de preparaciones. Por lo general, las recetas de pastel de calabacín son platos nutritivos, sabrosos y bajos en grasas y calorías, ideales para toda la familia. El pastel de calabacín es un plato que se puede preparar de mucha...
Cocinar con sidra asturiana: 7 recetas fáciles y deliciosas La sidra no solo es una maravillosa bebida, sino que también ofrece muchas posibilidades en la cocina, ya que  aporta fragancia y sabor a los platos. Cocinar con sidra, la bebida tradicional asturiana por definición va ganando popularidad entre cocineros y cocinillas. La sidra es una bebida astu...
Pollo escabechado ¿Buscas ideas para dejar comida hecha y no tener que complicarte la vida al llegar a casa? Entonces, esta receta de pollo escabechado te encantará. Es muy fácil de hacer y, además, es ideal para llevar a cualquier parte. El pollo escabechado que propone Miguel Ángel Ramos en Cazos y Fogones es un...
Hosting SSD