La vuelta al cole es el momento ideal para erradicar malos hábitos alimenticios. El comienzo del curso escolar ayuda a volver a la rutina y a establecer nuevos hábitos de alimentación saludable.

 



erradicar malos habitos alimenticios


Según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), el fin de las vacaciones de verano es el momento idea para “erradicar malos hábitos alimenticios”. En España, el exceso de peso afecta a uno de cada cuatro niños. Para combatir este problema es importante establecer hábitos de vida saludable, empezando por los hábitos alimenticios.

Según el doctor Albert Lecube, especialista en endocrinología y nutrición. coordinador del Grupo de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (GOSEEN), la vuelta al colegio puede ser una buena oportunidad para comenzar a cambiar este escenario tan negativa.  Hay que intentar volver de forma paulatina a la rutina, a los horarios fijos, y a respetar las 5 comidas diarias: el desayuno, el almuerzo a media mañana, la comida, la merienda y la cena.

Lecube también explica que cuidar de la alimentación de los niños en edad escolar es una de las principales responsabilidades de cualquier país. Además, recuerda que esta responsabilidad debe estar compartida por los centros escolares y la propia familia, sin olvidar el papel que las autoridades, con su capacidad reguladora, tienen tanto a nivel local como central.

Principales recomendaciones para erradicar los malos hábitos alimenticios en los niños

Según las recomendaciones del doctor Lecube, podríamos establecer la siguiente lista de consejos:

  • La alimentación ha de ser lo más nutritiva, saludable, rica y divertida posible con el objetivo de evitar el cansancio y el desánimo de los pequeños.
  • El niño tiene que ser un partícipe activo en su alimentación, desarrollando un criterio propio adecuado en cada situación.
  • El desayuno debe servir para aumentar el rendimiento escolar y favorecer el aprendizaje al evitar la aparición de cansancio durante la mañana. Por eso debe considerarse como uno de los puntales alimentarios del día, y debería aportar entre el 20 y el 30% de la ingesta calórica diaria total.  Deben introducirse lácteos, cereales y frutas, que conjuntamente nos aportarán una buena cantidad de proteínas, hidratos de carbono, minerales, agua, vitaminas y fibras y evitar, al máximo, el consumo de bollería industrial por ser una fuente de grasa, más perjudicial para la salud.
  • Es importante proporcionar a los niños un tentempié para la hora del recreo, que debería incorporar por una pieza de fruta, un lácteo o un pequeño bocadillo. Este almuerzo, permitirá al niño mantener su rendimiento físico e intelectual y llegar en perfectas condiciones a la hora de la comida.
  • La comida y la cena son también dos momentos esenciales en la alimentación del niño, los cuales hay que intentar complementar teniendo en cuenta el menú escolar cuando el niño coma en el colegio. Ambas ingestas deben ser equilibradas y variadas en preparaciones y texturas, incluyendo legumbres, frutas, verduras y hortalizas, pescado y carne, priorizando la carne blanca frente a la carne roja. La cena debería ser más ligera que la comida.
  • La merienda es otro momento importante en la alimentación de los niños. La merienda, con un 15% del aporte energético diario, es un momento ideal para completar el aporte de frutas, cereales y lácteos que no ha podido administrase durante el resto del día.
  •  El contenido de la alimentación de los niños debe ser lo más variado posible e incluir un mínimo de frutas y verduras, sin olvidar los productos lácteos, los hidratos de carbono y cierta dosis de proteínas de origen animal, preferiblemente pescado, y mantener al agua como principal fuente de hidratación.
  •  Es muy importante que los niños aprendan a valorar la comida casera. Para ello es muy útil que colaboren en la realización de algunos platos.
  •  Hay que limitar todo aquello con lo que en verano habíamos estado más permisivos: horarios irregulares, comida rápida, helados, refrescos, etc.
  •  El papel de los padres es fundamental en la transición entre vacaciones y nuevo año escolar, y no se debe pretender traspasar esta responsabilidad a la estructura escolar o a las autoridades. Así podremos inculcar en los niños los mejores hábitos nutricionales que les permitan esquivar el riesgo de la obesidad en la edad adulta.

 

 

TAMBIÉN TE INTERESARÁ LEER:


Cómo organizar un menú semanal saludable y modificable Organizar un menú semanal saludable y variado puede ser una tarea divertida. Distribuir los diferentes grupos de alimentos a lo largo de la semana sin comer siempre lo mismo es posible planteando el menú como si de un puzzle se tratara. En el blog Alimentación Sana en Casa hemos encontrado una pr...
Cómo inculcar hábitos de alimentación saludable en la infancia Inculcar hábitos de alimentación saludable en la infancia puede hacer la tarea de padres y educadores mucho más sencilla si todos apuestan por un modelo común. En este artículo te explicamos por qué es tan importante enseñar a los niños a comer de forma saludable y cómo hacerlo.  Los hábitos de a...
Recomendaciones de la dieta mediterránea: Decálogo Descubre qué es la dieta mediterránea, sus características, por qué el modelo tradicional de esta dieta está calificado como uno de los más saludables del mundo y cómo ponerla en práctica. La dieta mediterránea es un conjunto de competencias, conocimientos, prácticas y tradiciones relacionadas ...