El gouda es un queso holandés de fama internacional, muy apreciado por su sabor y su textura únicos, delicioso tanto para consumir solo como para formar parte de deliciosas recetas. En este artículo, además de darte algunas ideas deliciosas para cocinar con queso gouda, te contaremos algunas curiosidades sobre este queso.

cocinar con queso gouda



El queso gouda es uno de los quesos más populares del mundo. De hecho, representa entre el 50 y el 60% del consumo mundial de queso. Debe su nombre a la ciudad de Gouda, en los Países Bajos, no porque se produzca en esa ciudad o cerca de ella, sino porque históricamente se ha comercializado allí. Los mercados de quesos originales de la ciudad de Gouda son uno de los últimos mercados comerciales de quesos que siguen activos en los Países Bajos.

Como el nombre no está protegido, se ha convertido en una clasificación genérica para todos los quesos producidos y vendidos bajo el nombre de Gouda. Así, el nombre se utiliza hoy en día como un término general para numerosos quesos similares producidos a la manera holandesa tradicional.  Sin embargo, “Boerenkaas”, “Noord-Hollandse Gouda” y “Gouda Holland” están registrados en la Unión Europea como una denominación de origen protegida. Estos quesos en concreto solo pueden elaborarse en los Países Bajos y solo pueden usar leche producida por vacas holandesas.


Características del queso gouda

El queso gouda es un queso semiduro de textura suave, firme y cremosa, de sabor único, elaborado a partir de leche de vaca pasterizada. No obstante, algunas variedades artesanales usan leche de oveja o de cabra para producir quesos que se envejecerán durante mucho tiempo. También hay algunos tipos de queso Gouda, como el “Boerenkaas”, mencionado anteriormente, que utilizan leche de vaca no pasteurizada.

Hay siete tipos diferentes de queso Gouda, clasificados según la edad. El “Graskaas” es un queso gouda joven, listo para ser consumido a las pocas semanas de la producción. En el otro extremo está el queso extra envejecido “Overjarig”, que tiene un sabor intenso, un interior dorado y un sabor salado que recuerda a un toffee. Entre uno y otro hay una interesante variedad de queso gouda  clasificados según la textura y la edad. De más joven a más viejo, son los siguientes: “Jong”, “Jong belegen”, “Belegen”, “Extra belegen” y “Oud”.

Cada queso adquiere una textura cada vez más firme y un sabor más rico que la clasificación anterior. La corteza encerada del queso también cambia con la edad, ya que el queso Gouda holandés, más suave y joven, se identifica con cáscaras de cera amarillas, naranjas o rojas, mientras que el queso blanco maduro tiene revestimientos de cera negra.

En los Países Bajos, el queso gouda envejecido se usa comúnmente para enriquecer sopas y salsas. Los quesos gouda  jóvenes combinan mejor con cerveza, mientras que los quesos de edad media maridan mejor cuando se combinan con vino blanco. Un queso gouda bien añejo va mejor con vinos de sabor intenso.

El queso gouda es ideal para cocinar, ya que se puede rallar, rebanar, cortar en cubos o derretir. Además, se puede usar como queso de mesa o como queso de postre.

 

Ideas para cocinar con queso gouda

A continuación te vamos a mostrar algunas ideas para usar el queso gouda como ingrediente en tus recetas. El sabor y textura del queso gouda es inigualable, lo que da mucho juego en la cocina. Aunque puede comprar queso gouda casi en cualquier supermercado o charcutería, te recomendamos que busques en un supermercado internacional, como Super Lekker, donde encontrarás una amplia gama de quesos holandeses que podrás comprar online.

Ensalada de pasta con queso gouda


El queso gouda añade sabor y textura a cualquier ensalada. Esta ensalada de espaguetis con bacon, cebolleta, champiñones, queso cottage (también llamado requesón o ricota) y queso gouda es muy fácil y rápida de preparar. Solo tienes que cocer la pasta al dente, cocinar el bacon como más te guste (en sartén, horno o microondas) y añadir el resto de ingredientes picados. Los champiñones puedes añadirlos crudos, cocinados o en conserva. Puedes añadirle algunas hojas verdes, a tu gusto.

 

Quiche de brócoli y queso gouda


El brócoli se hace mucho más apetecible acompañado de un buen queso fundido. Esta quiche de brócoli con queso gouda es una forma idea de disfrutar de los beneficios del brócoli con todo el sabor de un buen queso fundido. Fácil de hacer y de comer.

Para hacer esta receta necesitarás masa quebrada, aceite  para freír, cebolla, brocoli, 120 ml. de leche, 3 huevos, 85 gr. de queso gouda rallado, sal y pimienta. Forra un molde adecuado con la masa quebrada y dale un primer golpe de horno (10 minutos a 180 ºC). Mientras tanto,  prepara unos ramilletes de brócoli y cocínalos al vapor o al microondas (3 minutos a potencia máxima).

Después, en una sartén con aceite, sofríe la cebolla picada fina junto con el brócoli. Aparte, bate los huevos y mézclalos con la leche. Vierte la mezcla sobre el brócoli y la cebolla.  Vierte la mezcla sobre la masa y hornea 15 minutos. Abre el horno y añade el queso. Hornea 20 minutos más. Espera a que se enfríe y ¡listo para comer!

 

Champiñones rellenos de verduras y queso gouda


Los champiñones rellenos con verduras y queso gouda son otra forma deliciosa, además de saludable, de disfrutar este queso. Además, esta receta es muy fácil de hacer.

Quítale el pie a los champiñones y hornealos durante 15 minutos a 180 ºC. Mientras tanto, sofríe las verduras. Elige las que más te gusten. Puedes usar cebolla, pimiento, tomate (fresco o seco), calabación, etc. Añade unas hierbas aromáticas si lo deseas. Después, coloca una cucharada del sofrito en cada champiñón, mezcla el queso gouda troceado en cubitos y/o cubre con una loncha de queso gouda. Para terminar. hornea otros 20 minutos.

 

Muffins salados con queso gouda


Sorprende en desayunos y meriendas con estos muffins salados con queso gouda. La receta que te proponemos lleva pimienta, espinacas, pimiento y queso gouda curado. Si las quieres más suaves puedes hacerlas de queso gouda y jamón cocido, y también quedarán deliciosas.

La masa básica de los muffins salados la puedes hacer con dos huevos, medio vaso de aceite, 250 ml. de leche, vaso y medio de harina, una cucharada de levadura química y sal. Mezcla. Añade 50 gramos de queso gouda (o más, si lo deseas). Añade a la masa el resto de ingredientes (o no). Vierte la masa en moldes (hasta un poco más de la mitad) y hornea entre 180 y 200 ºC de 15 a 20 minutos.

 

Salsa de queso gouda para dipear


Y si lo que quieres es preparar un aperitivo original a base de queso, una buena idea es esta salsa de queso gouda para dipear. Puedes aligerar la salsa usando queso gouda ligero y nata evaporada. Si la quieres más contundente, usa un queso gouda normal o curado y nata.

Disuelve una cucharada de harinza de maíz en 60 ml de leche evaporada o nata. Añade 150 gramos de queso gouda rallado y mezcla. Calienta a fuego suave 140 ml. de leche evaporada o nata. Cuando esté caliente, añade la mezcla, junto con un poco de sal y pimienta. Remueve hasta que el queso se funda, sin llevar a ebullición. Puedes servir con pimienta negra recién molida por encima.

 

LIBROS RECOMENDADOS
PRODUCTOS DESTACADOS
APLICACIONES MÓVILES

 

Hosting SSD