Este pastel de calabacín y queso parmesano es un plato delicioso para el que no se necesitan muchos ingredientes y al que no necesitarás dedicarle mucho tiempo.

Esta receta de pastel de calabacín y queso parmesano es un plato muy fácil de hacer que no requiere de ninguna técnica especial para su preparación y que resulta muy económica. Además, no lleva mucho tiempo, ya que en apenas 20 minutos tendrás la mezcla preparada para introducirla en el horno.

Esta receta es ideal como primer plato, aunque sirve para la cena, especialmente para niños y jóvenes. Y, como se puede servir frío, puedes llevarte este pastel de calabacín y queso parmesano al trabajo, así como a tus comidas y meriendas de campo.

Para preparar esta receta fácil de pastel de calabacín y queso parmesano necesitarás, además de estos dos ingredientes, huevos, harina, cebolla, levadura química, perejil, sal y pimienta. Puedes sustituir el queso parmesano por otro de tu elección, incluso añadir algún ingrediente más, si te apetece.

Receta: Pastel de calabacín y queso parmesano

receta de pastel de calabacin y queso parmesano

Ingredientes (8 porciones)

  • 400 gr. de calabacín
  • 50 gr. queso parmesano rallado
  • 4 huevos batidos
  • 150 gr. de cebolla
  • 100 gr. de harina
  • 2-3 cucharadas de aceite de oliva
  • Perejil picado (preferiblemente fresco)
  • Una cucharadita de levadura química
  • Sal
  • Pimienta

Preparación (20 minutos + horneado)

  1. Precalienta el horno a 180 ºC.
  2. Pela 100 gr. calabacín aproximadamente y tritúralo una batidora o en un procesador de alimentos.
  3. Trocea o pica en trocitos pequeños la cebolla y el resto del calabacín. Si lo deseas, puedes pelar el calabacín, total o parcialmente.
  4. Mezcla todo lo anterior con los huevos batidos, el aceite, 40 gr. del queso parmesano, la harina, el perejil picado y la levadura química. Añade sal y pimienta molida.
  5. Añade la mezcla a un molde redondo antiadherente previamente rociado con aceite. Agrega el resto del queso rallado por encima.
  6. Introduce el molde en el horno a 180 ºC, durante 35-45 minutos, hasta que el pastel esté dorado. Comprueba si está hecho introduciendo un palito en el centro. Si sale limpio, el pastel está listo. Si queda algo de masa pegada, debes esperar un poco más.
  7. Cuando esté listo, sácalo del horno. Desmolda el pastel y déjalo enfriar un poco. Puedes servirlo caliente, templado o incluso frío.

Sugerencias

  • Si el queso parmesano te parece demasiado fuerte puedes utilizar otro queso más suave. Si eliges un queso más suave puedes aumentar la cantidad para darle más sabor.
  • Puedes variar esta receta sustituyendo parte del calabacín por zanahoria. También puedes añadir un poco de jamón cocido o bacon.