Con legumbres, con pasta, con cebolla…. En este artículo te proponemos unas cuantas recetas con salchicha malagueña, un embutido típico del sur de España, muy parecido a la morcilla.

La salchicha malagueña es un embutido tradicional del sur de España. Esta morcilla típica condimentada con cebolla y embutida en tripa natural de cerdo se suele servir preparada a la brasa o frita.



Además, podemos utilizar las salchichas malagueñas de otras formas en nuestros platos. A continuación puedes encontrar algunas propuestas.

Recetas con salchicha malagueña

Las salchichas malagueñas se pueden servir como plato o ingrediente principal y también para ‘alegrar’ otras recetas, como guisos o pastas. Además, la salchicha malagueña se puede utilizar como sustituto de la morcilla o del chorizo fresco en cualquier receta que lleve estos ingredientes.


Salchicha malagueña con cebolla caramelizada crujiente


Salchicha malagueña con cebolla caramelizada crujiente

Esta receta de salchicha malagueña con cebolla caramelizada es muy sencilla. Primero, prepara la cebolla caramelizada.

  • Corta la cebolla en juliana y mézclala con harina de arroz hasta que quede bien impregnada.
  • Luego, fríe la cebolla en abundante aceite a fuego medio o medio-alto sin dejar de remover para que no se pegue. Cuando más caliente esté el aceite y más tiempo dejes la cebolla, más crujiente quedará.

Después, corta la salchicha malagueña en rodajas gruesas y fríela en la sartén. Par finalizar, sirve la salchicha con la cebolla caramelizada crujiente por encima. Puedes acompañar con un poco de ensalada verde para aligerar un poco el plato.


Salchicha malagueña con manzanas


Salchicha malagueña con manzanas

Esta receta de salchicha malagueña con manzanas es un versión de un receta francesa que se prepara con morcilla. Para preparar este plato necesitas, además de las manzanas y la salchicha malagueña, mantequilla, aceite, aguardiente, crema agria, nuez moscada, sal y pimienta.

Para empezar, pincha las salchichas malagueñas y fríelas en mantequilla a fuego medio bajo durante 5 – 8 minutos. Resérvalas en caliente (por ejemplo, en el horno precalentado o sobre un plato caliente.

El paso siguiente es preparar la salsa y las manzanas. Elimina el exceso de grasa de la sartén y añade 100 ml de aguardiente. Deja que hierva durante 30 segundos y agrega las manzanas cortadas en gajos. Cocina las manzanas durante un minuto. Añade la crema agria y los condimentos (nuez moscada, sal y pimienta. Cocina hasta reducir la salsa a la mitad. Sirve junto con las salchichas bien caliente


Lentejas con salchicha malagueña y otros embutidos


Lentejas con salchicha malagueña y otros embutidos

Esta receta de lentejas con salchicha malagueña y otros embutidos es muy simple de hacer. Tan solo tienes que preparar las lentejas como más te guste y, en los último minutos, añadir la salchicha malagueña en rodajas, junto con otros embutidos, como butifarra, chorizo fresco o lo que te apetezca.

Como todos los guisos de legumbres, especialmente si llevan algo de carne, estas lentejas con salchicha malagueña están mucho más ricas si dejas reposar el guiso unas horas o lo dejas de un día para otro.


Pasta con pimientos y salchicha malagueña


Pasta con pimientos y salchicha malagueña

Esta receta de pasta con pimientos y salchicha malagueña se prepara en un santiamén. Simplemente cuece la pasta que más te guste. Mientras tanto, sofríe el pimiento troceado con una buena cantidad cebolla picada en un sartén. Añade un poco de guindilla si quieres un toque picante. Reserva.

En la misma sartén, añade un poco más de aceite y fríe la salchicha malagueña cortada en rodajas no muy gruesas.

Después, en un sartén grande o en un wok saltea la pasta con un poco de aceite y mézclala con las salchichas malagueñas y el pimiento y la cebolla.


Bocadillo de salchicha malagueña con chorizo criollo


Bocadillo de salchicha malagueña con chorizo criollo

No podíamos dejar de lado algo tan extraordinario como un buen bocata. En este caso, lo que proponemos es un bocadillo de salchicha malagueña combinado con chorizo criollo o butifarra, para darle color y estimular el paladar con el cambio de sabores.

Para hacer este bocadillo, fríe la salchicha malagueña y el chorizo criollo o la butifarra. Trocea los embutidos en rodajas. Abre el pan, coloca unas hojas verdes (lechuga, escarola…), unas rodajas de tomate y aceitunas y añade tu salsa favorita.