Cada vez son más los organismos que recomiendan no cocinar con utensilios de teflón, ya que se ha descubierto que este material, en determinadas condiciones, libera sustancias potencialmente cancerígenas y contaminantes. Para quienes quieran utilizar cazuelas y sartenes antiadherentes existen otras alternativas libres de tóxicos en el mercado. 



La llegada de los utensilios de cocina antiadherentes de teflón supusieron una auténtica revolución en nuestras cocinas. Sin embargo, tras varias décadas de uso, se ha descubierto que el teflón libera, en determinadas condiciones, una sustancia química llamada ácido perfluorooctanoico (PFOA) que es peligrosa para la salud.

Pero, ¿qué es exactamente el teflón? ¿Es realmente tóxico? ¿Qué alternativas de cazuelas y  sartenes antiadherentes sin tóxicos ni contaminantes hay en el mercado?  En realidad, el teflón no es en sí mismo un elemento tóxico. Sin embargo, su utilización en determinadas condiciones puede liberar sustancias contaminantes y perjudiciales para la salud humana.


Para evitar el riesgo potencial de los utensilios de teflón cada vez más organismos y entidades están recomendando usar otro tipo de cazuelas y sartenes libres de PFOA. De hecho, cada vez hay disponibles en el mercado más utensilios de cocina antiadherentes libres de tóxicos y contaminantes. Sin embargo, el hecho de que una cazuela o una sartén no sea de teflón no implica necesariamente que su uso no sea potencialmente tóxico.

¿Qué es el teflón?

En realidad, lo que comúnmente conocemos como teflón es una sustancia llamada politetrafluoroetileno (PTFE), un polímero muy resistente al calor y a la corrosión, similar al polietileno.

Sin embargo, Teflón es una marca comercial, registrada propiedad de The Chemours Company, que hace referencia a una familia de productos y no a un químico en específico comercializados por esta multinacional. Entre ellos están la resina PFA (perfluoroalcóxido) y el copolímero FEP (etileno-propileno fluorado), llamados comercialmente teflon-PFA y teflon-FEP respectivamente. Tanto el PFA como el FEP comparten las propiedades características del PTFE, lo que ofrece una mayor facilidad de manipulación en su aplicación industrial.

La propiedad principal del PTFE es que es prácticamente inerte; de hecho, no reacciona con otras sustancias químicas excepto en situaciones muy especiales. Además, tiene un muy bajo coeficiente de rozamiento y gran impermeabilidad, lo que le permite mantener sus cualidades en ambientes húmedos. También es un gran aislante eléctrico y sumamente flexible, ya que no se altera por la acción de la luz y es capaz de soportar temperaturas desde –270 °C hasta 270 °C. Su cualidad más conocida es la antiadherencia. Todo esto hace que, entre sus múltiples aplicaciones, el PTFE se emplee en la fabricación de utensilios de cocina, especialmente cazuelas y sartenes.

El peligro real del teflón es el PFOA


El peligro para la salud que se le atribuye al teflón no es por el PTFE, sino por el ácido perfluorooctanoico (PFOA),  también conocido como C8, una tensioactivo sintético utilizado en la fabricación ciertos de consumo, como el teflón. Diversos organismos y entidades han advertido sobre el uso de esta sustancia desde hace años.

Sin ir más lejos, la Unión Europea ha clasificado el ácido perfluorooctanoico (PFOA), como uno de los tóxicos de los perfluorocarbonos (PFCs) más peligrosos y bioacumulativos, ya que la persistencia de los PFCs es tal que estos químicos liberados en el entorno medioambiental tendrán efectos perjudiciales sobre la salud humana y el medioambiente que durarán mucho más que nuestra propia existencia. De hecho, el uso de esta sustancia está regulado por la UE. Es más, el uso del PFOA en la fabricación de utensilios de cocina y otros productos, incluidos los elaborados con teflón, se está eliminando poco a poco en muchos países.

Pruebas realizadas muestran que cuando las sartenes de teflón se calientan por encima de 360 ºC, se producen varias toxinas, algunas de ellas consideradas probablemente cancerígenas, como el tetrafluoroetileno y el ácido perfluorooctanoico (PFOA). En este sentido, parece que a 240 ºC se pueden empezar a detectar gases tóxicos. El problema es que estas temperaturas, que parecen tan elevadas, en realidad se alcanzan después de escasos minutos de exponer las sartenes o cazuelas a fuego máximo. Y  si las sartenes o cazuelas están deterioradas, la liberación de toxinas es mucho más rápida, tanto al aire como a los propios alimentos cocinados.

En cuanto a los riesgos y a los problemas causados por el PFOA, cabe destacar que este químico tóxico está relacionado con el desarrollo de diferentes tipos de cáncer, entre ellos  cáncer de próstata y el cáncer de páncreas, entre otros. También se habla de una especie de gripe conocida como  “fiebre por vapores de polímeros”, que es causada por la inhalación de vapores de utensilios antiadherentes, cuyos  síntomas incluyen fiebre de hasta 40ºC, tos, dolor de cabeza, opresión en el pecho, dificultades respiratorias, escalofríos y dolor de garganta.

La exposición al PFOA de los utensilios antiadherentes de cocina también se ha relacionado con otros problemas de salud, como defectos de nacimiento en los bebés de mujeres embarazadas expuestas a esta sustancia, funcionamiento anormal del tiroides, colesterol elevado, inflamación del hígado y debilitación del sistema inmunológico, así como cáncer testicular, cáncer de riñón, cáncer de tiroides, cáncer vejiga y cáncer de ovario.

Sartenes antiadherentes sin tóxicos: Nuestra recomendación

Que el uso de PFOA ya no esté permitido en algunos países o se esté eliminando no implica que no haya todavía en el mercado cazuelas y sartenes que no utilicen el PFOA en su fabricación (y que, por lo tanto, puedan eliminar gases tóxicos cuando alcanzan altas temperaturas). En este sentido hay que destacar que la lucha no es solo contra el teflón, sino contra el PFOA; de hecho, no solo las sartenes de teflón usan el PFOA para potenciar sus revestimientos antiadherentes. Por este motivo es importante revisar y comprobar la información relativa a la fabricación de los utensilios adquiridos (deben estar claramente etiquetados como “libres de PFOA” o “PFOA free”), así como verificar el origen y autenticidad de dichos utensilios.

Quienes busquen una alternativa al teflón  que sea apta para todas las fuentes de calor pueden encontrar dos opciones libres de PFOA muy interesantes: las sartenes de hierro fundido y las sartenes de titanio. Estos materiales ofrecen una solución antiadherente saludable, duradera y de calidad.Sartenes de hierro fundido

Sartenes de hierro fundido


Las sartenes de hierro fundido son sartenes muy duraderas que, una vez calientes, son completamente antiadherentes. Entre todas las sartenes de hierro fundido disponibles  destacan las sartenes Le Creuset, fabricadas en Francia, las más ligeras del mercado en su categoría, a las que ellos denominas sartenes de hierro colado esmaltado. Las sartenes de hierro colado esmaltado de Le Creuset ofrecen una opción excepcional para quienes busquen calidad y durabilidad. La calidad de estas sartenes es tal que la marca ofrece garatnía de por vida.

Las sartenes de hierro colado esmaltado de Le Creuset están libres de PFOA, PTFE, BPA, metales pesados y nanoparticulas, son fáciles de limpiar y ofrecen una excelente retención y distrbución del calor. . Sin duda, el hierro fundido es el material por excelencia para cocinar por su versatilidad, apariencia y habilidad para retener y extender el calor equitativamente.

Además, gracias a su esmaltado, las sartenes de hierro colado esmaltado de Le Creuset no retienen olores ni sabores y no necesitan un curado inicial ni posterior al uso, lo cual las diferencia radicalmente de otras sartenes de hierro fundido disponibles en el mercado. Por otra parte, la sartenes de hierro colado esmalatado de Le Creuset, además de ser aptas para todas las fuentes de calor, incluidas las placas de inducción y vitrocerámica, tamién son aptas para el horno, lavavajillas y frigorífico.

Sartenes de titanio


Las sartenes de titanio son sartenes  de aluminio que  tienen un recubrimiento antiadherente reforzado con titanio, un material inocuo y muy resistente, aporta una mayor durabilidad y prestaciones, y  no usan PFOA en su fabricación. El fantástico resultado que dan ha dado lugar a que la oferta de sartenes antiadherentes de titanio haya crecido en los últimos años. Sin embargo, merecen especialmente atención las sartenes Woll, sartenes de fabricación alemana 100% reciclables que destacan por su gran calidad.

Las sartentes Woll utilizan una  tecnología multicapa que aprovecha de manera óptima las propiedades de cada material. La base de las sartenes Woll es de aluminio fundido de primera colada (no reciclado). El antiadherente, reforzado con titanio,  está fabricado en base a las recomendaciones del Ministerio de Salud alemán, a lo que hay que sumar que su calidad y seguridad reconocidas por el organismo independiente TÜV, una entidad líder en servicios técnicos a nivel mundial creada en 1872 en Alemania, con presencia internacial que ha desarrollado soluciones que garantizan un progreso seguro y sostenible conciliando la tecnología con las personas y el medioambiente de acuerdo con los principios y la filosofía que le guían.

Además, las sartenes Woll destacan por  su eficiencia, ya que ahorran hasta un 30% energía al cocinar, y por la facilidad con la que se limpian, tanto a mano como en el lavavajillas. Además, como cuentan con un mango desmontable,  pueden guardarse cómodamente y también utilizarse en el horno.

LIBROS RECOMENDADOS
PRODUCTOS DESTACADOS
APLICACIONES MÓVILES
Si te gustó, no olvides compartirlo!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInBuffer this pagePin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Bigstock