La sal es un ingrediente muy apreciado para potenciar el sabor de las comidas. Pero también puede ser un ingrediente con protagonismo propio. No te pierdas estas 7 ideas para cocinar con sal, en las que la sal de Jumsal es la protagonista.

Hay muchas formas de utilizar la sal como protagonista en tus recetas. Muestra de ello son las recetas de pescado a la sal o las salmueras.

Pero, ¿por qué te recomendamos utilizar sal de Jumsal? A continuación te lo contamos.

Sal Jumsal: legado romano en la Sierra del Carche

¿Sabías que existe una sal que ha resistido el paso del tiempo desde la época de los romanos? Esta es la sal de Jumsal, un auténtico tesoro que se extrae directamente de las profundidades de la Sierra del Carche en Jumilla, en Región de Murcia.

Es decir, no estamos hablando de sal marina, sino de una gema natural que ha permanecido intacta y libre de contaminación durante millones de años; una sal única, natural, limpia, pura y de alta calidad.

Recetas con la sal como protagonista

A continuación te presentamos una colección de recetas con la sal como protagonista en la que podrás sacarle máximo partido a la sal de Jumsal.

Salmuera para carnes asadas

Prepara una deliciosa salmuera para tus carnes asadas con los siguientes ingredientes: un litro de agua, una taza de sal gruesa de Jumsal, 1/2 taza de azúcar y hierbas aromáticas al gusto como romero, tomillo, entre otras.

En una olla, mezcla el agua, la sal, el azúcar y las hierbas hasta que se disuelvan completamente. Luego, coloca la carne, ya sea pollo, cerdo o ternera, en un recipiente grande y cúbrelo por completo con la salmuera. Refrigera el recipiente durante al menos 4 horas o incluso toda la noche para que la carne absorba los sabores y se mantenga jugosa durante la cocción.

Al asar la carne, notarás cómo la salmuera realza los sabores, logrando una carne deliciosa y jugosa para disfrutar en tus comidas.

Salmuera para encurtidos

Si quieres preparar deliciosos encurtidos, necesitarás reunir estos ingredientes: un litro de agua, una taza de sal de Jumsal, una taza de vinagre blanco, 1 una cucharada de azúcar y especias al gusto, como mostaza, pimienta, eneldo, entre otras.

En una olla, lleva a ebullición la mezcla de agua, sal, vinagre, azúcar y especias, asegurándote de que todo se disuelva bien. Luego, deja enfriar la mezcla. Mientras tanto, corta los vegetales frescos, como pepinillos, zanahorias, cebollas, en rodajas o trozos pequeños y colócalos en frascos de vidrio limpios.

Vierte la salmuera enfriada sobre los vegetales, asegurándote de cubrirlos completamente. Cierra los frascos herméticamente y colócalos en el refrigerador para que reposen durante al menos 24 horas antes de consumirlos.

Cuando los pruebes, estarán llenos de sabor y listos para deleitar tus papilas gustativas con su característico toque agridulce y bien sazonado.

Salmón a la sal

Para preparar un exquisito salmón a la sal, necesitarás reunir los siguientes ingredientes: un salmón entero limpio, con un peso aproximado de 2 kg, 1,5 kg de sal gruesa de Jumsal y 4 claras de huevo.

Para comenzar, precalienta el horno a 200°C. A continuación, mezcla la sal gruesa con las claras de huevo hasta obtener una pasta homogénea. Cubre una bandeja para hornear con papel de aluminio para facilitar la limpieza posterior.

Ahora, coloca una capa de la mezcla de sal en el fondo de la bandeja. Acomoda el salmón encima de esta capa de sal y cúbrelo por completo con el resto de la mezcla, asegurándote de que quede bien sellado. Esta costra de sal ayudará a mantener la humedad y los jugos del salmón durante el horneado. Introduce la bandeja en el horno y cocina el salmón durante aproximadamente 25-30 minutos, o hasta que esté en su punto de cocción deseado.

Una vez que el salmón esté listo, retíralo del horno y con mucho cuidado, rompe la costra de sal. Al hacerlo, descubrirás un salmón tierno y jugoso en su interior, perfectamente sazonado gracias a la sal. Sirve el salmón a la sal como plato principal, acompañado de tus guarniciones favoritas o de una deliciosa salsa para realzar aún más su sabor. ¡Disfruta de este suculento platillo que impresionará a tus invitados y deleitará a tu paladar!

Jamón a la sal

Los ingredientes que necesitarías para preparar jamón a la sal son: una pierna de cerdo de aproximadamente 4-5 kg, 1,5 kg de sal gruesa de Jumsal, 250 g de azúcar moreno, una cucharada de pimienta negra en grano, una cucharada de nuez moscada y algunas ramitas de romero y tomillo.

Para empezar, mezcla la sal, el azúcar, la pimienta y la nuez moscada en un tazón grande. Frota la pierna de cerdo con esta mezcla, asegurándote de que quede bien cubierta por todos lados.

A continuación, coloca la pierna en un recipiente grande, cúbrelo con las ramitas de romero y tomillo y tápalo. Refrigera durante al menos una semana, dando vuelta a la pierna cada dos días para que la sal se distribuya uniformemente.

Después de la semana, saca el jamón, límpialo de la sal y las hierbas y déjalo secar al aire durante un día. Luego, está listo para cortar y servir.

Gravlax de salmón

Para esta deliciosa preparación de gravlax de salmón necesitarás una cucharada de granos de pimienta blanca (enteros), una taza de eneldo fresco, picado, 250g de sal gruesa de Jumsal, 250g de azúcar blanco y 1 kg de salmón de alta calidad, sin espinas y con piel.

Para iniciar, tritura los granos de pimienta y mezcla con la sal, el azúcar y el eneldo picado. A continuación, cubre el salmón con esta mezcla de sal y eneldo, envolviéndolo cuidadosamente en film transparente. Colócalo en un plato y pon peso encima para que se cure adecuadamente. Refrigera durante un total de 36 horas, volteando el salmón y cambiando el peso cada 12 horas.

Una vez completada la curación, retira el salmón del film, enjuágalo para eliminar la mezcla de sal y sécalo con cuidado. Espolvorea eneldo fresco picado por encima para realzar el sabor. Finalmente, corta el salmón en finas lonchas para servirlo.

Acompaña el gravlax con pan tostado o galletas, y sirve con una exquisita salsa de mostaza y crema. Prepara esta salsa mezclando crema espesa con Mostaza Dijon, Mostaza en polvo, sal y pimienta al gusto. La salsa aportará sabor y humedad al plato, mejorando la experiencia culinaria. ¡Disfruta de este sabroso y elegante plato de gravlax de salmón!

Huevos escalfados con sal en escamas

Para hacer huevos escalfados con sal en escamas necesitarás huevos frescos, vinagre blanco, sal en escamas de Jumsal y, si te apetece, pan tostado.

Para comenzar, llena una olla grande con agua y agrega un chorrito de vinagre blanco. Lleva el agua a ebullición y luego reduce el fuego para que el agua esté a punto de hervir. A continuación, rompe cada huevo en un recipiente pequeño.

Para lograr la textura perfecta del huevo escalfado, remueve el agua con una cuchara para crear un remolino suave y vierte con cuidado cada huevo en el centro del remolino. Cocina los huevos durante aproximadamente 3-4 minutos, esto dará lugar a una yema líquida y una clara firme.

Una vez listos, retira con cuidado los huevos de la olla usando una espumadera y colócalos sobre papel de cocina para que escurran el exceso de agua.

Para realzar el sabor, sirve los huevos escalfados con un toque de sal en escamas por encima. Si lo deseas, puedes acompañarlos con pan tostado.

Pescado al horno en costra de sal y hierbas

Para hacer esta receta necesitarás pescado entero limpio y escamado. Puedes usar lubina, dorada o lo que quieras. También necesitarás dos kg de sal gruesa de Jumsal, 4 claras de huevo y hierbas frescas (tomillo, romero, perejil, etc.).
Para empezar, precalienta el horno a 200°C. En un tazón grande, mezcla la sal, las claras de huevo y las hierbas frescas picadas hasta obtener una mezcla húmeda.

Luego, cubre una bandeja para hornear con una capa de la mezcla de sal. Coloca el pescado encima y cúbrelo completamente con el resto de la mezcla de sal.

A continuación, presiona ligeramente para que la sal se adhiera al pescado y hornea durante aproximadamente 30-40 minutos, dependiendo del tamaño del pescado.

Cuando acabe el horno, rompe la costra de sal antes de servir y disfruta del pescado tierno y lleno de sabor.