El Manhattan es un cóctel clásico a base de whisky y vermut rojo ampliamente conocido y atesorado por los amantes de la mixología. 

No es difícil encontrar este trago en la carta de los mejores bares, speakeasy y restaurantes, ya que es considerado un cóctel de high standing y es disfrutado por conocedores de la mixología y bebedores ocasionales por igual. 

Pese a que es un cóctel reconocido, pocas veces hablamos de su historia o la de sus ingredientes, incluso de sus variantes. Aquí te presentamos 3 datos que quizá no conocías de este cóctel clásico a base de whisky y vermut rojo

3 datos curiosos del clásico cóctel Manhattan

Su origen

Existen diferentes versiones sobre la historia detrás del Manhattan. Una de las más famosas es que Jennie Jeromel, la madre de Winston Churchill, organizó una fiesta en honor al gobernador y aspirante a la presidencia de Estados Unidos, Samuel Jones Tilden. 

Durante este evento, uno de los mixólogos creó el Manhattan para la celebración.

Otro posible origen de este trago se le adjudica al coronel Joe Walker, quien durante una travesía en barco mezcló los únicos licores que quedaban —whisky y vermut rojo— y así nació el icónico cóctel. 

Sus ingredientes

El whisky y el vermut rojo son los dos elementos que componen a un clásico Manhattan. 

El whisky es un destilado de cereales como la cebada, el centeno, maíz o trigo y añejado en barricas de madera de roble. El whisky de centeno o canadiense suele ser la mejor opción para hacer un Manhattan

El vermut es un vino macerado con raíces, flores y especias que suele tomarse como aperitivo. Podemos encontrarlo en color blanco o rojo. Este último es más amargo y con notas cítricas, y es el que se utiliza para el Manhattan.

Aunque es mezclado con whisky para este cóctel, hay variaciones hechas solo con vermut. 

Sus variantes

Como lo mencionamos antes, existen diferentes variantes para este cóctel clásico a base de whisky y vermut rojo
  • Dry Manhattan. En este trago se combina un vermut seco y amargo, que da un toque de sabor más fuerte que el cóctel usual. 
  • Cuban Manhattan. En lugar de usar whisky, los mixólogos preparan el cóctel con ron para darle más dulzura a la bebida. 
  • Rob Roy. Esta variante está elaborada con whisky escocés, dando más cuerpo al sabor del trago. 
  • Brandy Manhattan. Tal como su nombre lo dice, en vez de whisky se agrega brandy al cóctel.

Receta para un Manhattan clásico

Preparar un Manhattan es muy fácil y no requieres de muchas herramientas de mixología para conseguir un trago perfecto. Esto es lo que necesitas: 

  • 50 ml de whisky de centeno
  • 20 ml de vermut rojo
  • 1 pizca de amargo de Angostura

Mezclar todos los ingredientes en un shaker con hielos y agitar bien. Colar y servir en un vaso de cóctel frío. Si gustas, puedes adornarlo con una cereza al Marrasquino. 

¿Listo para disfrutar de este cóctel clásico a base de whisky y vermut rojo?