Los alimentos congelados son un gran aliado en la cocina. La congelación permite disfrutar de todo tipo de alimentos en cualquier momento y mantener una dieta saludable y variada. Pero ¿qué pasa cuando los congelados no son de calidad? ¿Por qué es tan importante comprar productos congelados buenos, aunque sean un poco más caros?

Los alimentos congelados son algo de lo más frecuente en supermercados y en las cocinas españolas. Gracias a la congelación, se pueden almacenar toda clase de alimentos durante mucho más tiempo, incluso guardar platos ya preparados para conservarlos mucho más. Algo que se combina a la perfección con el uso de microondas o de otros electrodomésticos para calentar, cocinar y disfrutar de esas comidas tan sabrosas.



Pero, en los últimos años, se ha visto cierta tendencia a comprar congelados de dudosa calidad. En busca de los precios más baratos, los consumidores han dejado a un lado la confianza que ofrecen las marcas importantes. Algo erróneo porque,
aunque no se mencione tanto como se debería, comprar productos congelados de calidad es esencial.

Manumar, representando la calidad en los congelados

La empresa de mayoristas de alimentacion Manumar ha conseguido ejemplificar a la perfección los estándares de calidad necesarios para garantizar un produco congelado que sea realmente bueno. Esta firma, con una experiencia de más de 30 años en el sector, se ha especializado en la distribución de la marca Anedilco, reconocida a nivel global por ofrecer algunos de los mejores productos congelados del mercado.

El motivo por el que destaca tanto Manumar es porque se preocupa por usar las tecnologías más avanzadas de congelación. En este sector, las temperaturas y condiciones de humedad con las que se trabaja son esenciales, porque cualquier cambio inesperado o fallo puede provocar que toda una tirada de productos deban desecharse. Y ya no solo eso, cualquier cambio puede hacer que estos se deterioren y puedan ser perjudiciales para la salud. Algo realmente peligroso cuando hablamos de alimentación.

Entre su abanico de productos congelados se pueden encontrar desde postres hasta carnes, fiambres, panes y un largo etcétera de propuestas. Un rango amplísimo que se debe, también, al trabajo con más de 20 grandes marcas de productos congelados reconocidas tanto a nivel nacional como internacional. Todas ellas sobresalen en la materia, y su colaboración es esencial para garantizar esa calidad tan necesaria en este tipo de alimentos. 

Pero ¿por qué tanto énfasis en la calidad de un producto congelado?

El primer motivo de peso por el que hay que garantizar una calidad absoluta en cualquier producto congelado de alimentación es la seguridad para el consumidor. Un alimento congelado de mala calidad, que haya visto rota su conservación del frío en cualquier punto desde su elaboración hasta la distribución en el hogar, puede provocar problemas de salud en las personas. Desde indigestiones a casos más peligrosos, y todo por renunciar a unos mínimos de calidad.

Esa seguridad es una que no solo se vuelve importante para los particulares, sino también para empresas. En el sector de la hostelería, la relevancia del cuidado de este tipo de productos es máxima. Trabajan con grandes cantidades, sobre todo los hoteles, y un fallo en este sentido, por pequeño que sea, puede derivar en algo bastante catastrófico para el negocio. En un sector como este, no se pueden tener errores con la alimentación, por eso siempre se debe perseguir el máximo cuidado y las máximas calidades.

También es importante dicha calidad porque deriva en una garantía de higiene. Cuando se aplican tratamientos de congelación y conservación realmente eficaces, se consigue evitar la presencia de virus o bacterias que puedan ser dañinos. El producto queda limpio y protegido en todo momento, cosa que garantiza tanto su buen sabor como sus perfectas condiciones de consumo.

Es más, cuando miramos a lo que hacen empresas como Manumar, queda más clara la importancia de los buenos procesos de congelación. Cuando un producto congelado es de verdadera calidad, su sabor se conserva a la perfección. A diferencia de un alimento refrigerado, uno bien congelado permanece tal y como estaba, aguantando durante mucho más tiempo todas sus propiedades nutritivas. Conserva su sabor y su valor nutritivo, cosa que no se puede decir de aquello de dudosa calidad.

Claves diferenciadoras de un congelado de calidad de otro que no lo es

Aunque ya hemos hablado largo y tendido de la materia, ahora vamos a especificar las principales diferencias y características. Las principales cualidades de los productos congelados de calidad y lo que, precisamente, hace que deban ser lo que siempre se busque a la hora de recurrir a ellos. No hay que dejar margen de dudas en este sentido, porque algo así podría provocar problemas tanto a negocios como a particulares.

Así pues, un congelado de calidad es aquel que siempre ha sido tratado con las mejores técnicas de congelación y preservación. A través de eso, empresas como Manumar pueden garantizar que sus alimentos congelados no solo conservan todo su sabor, sino que también conservan todas sus propiedades y cualidades. Asimismo, también quedan exentos de bacterias que puedan ser perjudiciales para la salud.

Además de todo esto, lo más importante es que, cuando hablamos de un producto que es realmente bueno, además de todo lo anterior, este está en perfectas condiciones para ser consumido una vez descongelado. Aunque hay que resaltar algo importante, y es que la descongelación solo debe aplicarse cuando se vaya a consumir, si se hace antes o si tuviera lugar durante el proceso de preservación, lo único que se conseguiría es un deterioro que podría ser perjudicial para la salud.

Con todo esto, esperamos haber dejado más que claro por qué es importante comprar siempre productos congelados de calidad. Es fundamental saber cuáles son las marcas más importantes en este sentido para acudir siempre a ellas, aunque eso ha quedado también patente. Un error a la hora de escoger productos alimenticios puede no solo derivar en problemas para tu bienestar. Si tienes un negocio, puede ser algo que pueda llevarlo a la quiebra, y no es para nada una exageración.

Por eso, ten presente todo lo explicado hasta aquí. Nunca se debe renunciar a la calidad, y más cuando hablamos de alimentos que han pasado por algún tipo de tratamiento como este. Si lo tienes muy presente, podrás disfrutar de las bondades de los productos congelados.