¿Te gusta el queso? Son muchos los amantes de este alimento que adoran que esté presente en todos y cada uno de los platos principales. Por eso, hemos pensado que con estas recetas fáciles de queso al horno siempre puedas sorprender a toda tu familia y amigos para que disfruten con el alimento protagonista de hoy.

No hace falta dejarse llevar por ideas de lo más elaboradas, pero es cierto que aún así, el queso se amoldará a todas las que necesites. Desde los aperitivos, hasta los primeros platos, pasando por los segundos y como no, llegando al postre. Si disfrutas con él en cada bocado, también harás lo propio con estas recetas fáciles y al horno.

Tostas de queso: un aperitivo delicioso

Aunque es cierto que lo puedes servir como un aperitivo, también podría encabezar a la perfección como si de un primer plato se tratara. Siempre va a depender del tamaño de las tostas, por ejemplo. Sea como fuere, entre las recetas fáciles de queso al horno nos encontramos con ellas y ya se nos hace la boca agua solo con pensarlo. Para realizarlas, lo mejor es apostar por rodajas de pan amplias, aunque como hemos dicho no siempre es necesario. Podrás poner sobre ellas los quesos que más te gusten, desde el Gouda hasta el Emmental o el Cheddar, sin olvidarnos de los demás quesos gourmet. Porque cuanta mejor calidad, mejor sabrás las tostas. Un poco de especias como el orégano sobre ellos siempre le dará un punto todavía más especial. Cuando las tengas, las llevas al horno hasta que veas cómo el queso está totalmente fundido. Si las tomas cuando aún están calentitas, será todo un lujo pero a un precio más que asequible.

Patatas al horno

Las patatas al horno pueden cambiar su aspecto y sabor solo con añadir el queso. Sí, es otra de las recetas fáciles que no te podías perder. Porque puedes servirlas para picotear o como guarnición, siendo un éxito en ambos casos. Es el momento de pelar y cortar en trozos, no muy pequeños, las patatas. Las pondrás en una olla con agua y sal para poder cocerlas unos 8 minutos. Pasado el tiempo, las escurrimos, las echamos en un recipiente de horno y sobre ellas puedes añadir las especias que más te gustan como el orégano o tomillo. Ahora puedes hacer una salsa de queso y mezclarla con las patatas.

Para ello, necesitas hacer una bechamel con un poco de mantequilla en una sartén, a la que le echaremos un par de cucharadas de harina, removemos y la cocinamos dos minutos. Luego se añaden dos vasos de leche y se remueve bien para que no queden grumos. Finalmente, cuando vaya reduciendo incorporamos queso rallado. Retiras del fuego y compruebas el punto de sal. Ahora esta salsa se mezcla con las patatas, se espolvorea un poco más de queso y lo llevamos todo al horno hasta que el queso se funda, pero siempre controlando que las patatas no se peguen. Parece que tiene mucha complicación, pero realmente es una receta sencilla y rápida porque la bechamel la puedes hacer mientras se van cociendo las patatas para ahorrar tiempo.

Un quiche de queso

Es otra de las recetas fáciles de queso al horno. Porque la podrás preparar en poco tiempo, con los ingredientes que quieras, pero sin que falte el queso, como no podía ser menos. Para ello necesitas una masa quebrada que colocarás sobre un recipiente, preferiblemente redondo. Debes seguir las indicaciones de la masa, que aparecen en el envase. Aunque ya te decimos que lo habitual es meterla unos minutos en el horno. Mientras, vamos a preparar la mezcla de nuestro plato. Necesitas mezclar 200 ml de nata con 4 huevos, a lo que le añadirás un poco de nuez moscada para darle más sabor. A esta mezcla le puedes echar jamón, bacon o lo que más te guste. Eso si, no te olvides de tu queso favorito. Sacamos la masa del horno, le añadimos dicha mezcla y lo volvemos a meter hasta que esté bien dorada. En menos de 20 minutos estará listo.

Coliflor gratinada

Si en tu casa eso de comer verduras se hace cuesta arriba, siempre puedes pensar en realizar una serie de recetas fáciles de queso, que seguro les gustarán a más de uno o una. Así que en este caso hemos pensado en la coliflor. Porque tiene numerosos beneficios para nuestro cuerpo ya que le aportará tanto fibra como hierro o calcio entre otros minerales. Es cierto que la coliflor gratinada se suele envolver en una suave bechamel. Pero si no quieres o no tienes ganas de hacerla siempre hay otros medios.

Primero debes cocinar la coliflor en agua con un poco de sal. Al mismo tiempo, pones una sartén al fuego, sofríes una cebolla pequeña y cuando esté lista, le añades 200 ml de nata para cocinar. Remueve bien y salpimentamos. Es el momento de unir la coliflor con la nata y echar todo a un molde. Sobre él pondrás el queso que más te guste y al horno. ¡Te va a encantar, seguro!

Tarta de queso muy fácil

Teníamos que coronar todas las recetas con un postre de lo más delicioso. La tarta de queso es una de las grandes ideas para terminar toda comida que se precie. Es cierto que hay varias elaboraciones, pero necesitamos recetas fáciles de queso al horno, ¿no? Pues quédate con esta idea que también disfrutarás al máximo. Necesitas unos 400 gramos de queso crema para untar, tres huevos, 200 ml de nata para cocinar, azúcar al gusto y 45 gramos de harina. Ahora simplemente es mezclar todos los ingredientes, intentando no dejar ningún grumo. Sino ya sabes que la batidora es siempre una de las mejores aliadas que podamos tener.

Cuando lo hayamos integrado bien, lo echamos en un molde, previamente engrasado y lo llevamos al horno. El tiempo de cocción siempre puede depender del tipo de horno, de ahí que en algunos estará lista en media hora y en otros, puede llevar unos minutos más. Sea como fuere, cuando veamos que está lista, la retiramos y dejamos reposar. Recuerda que este tipo de tartas están mucho más sabrosas en frío. De ahí que cuando se enfríe a temperatura ambiente, la podemos meter en la nevera. Es perfecta para hacer el día anterior.

¿Por cuál de todas ellas vas a comenzar?