Los remedios herbales a base de plantas medicinales llevan utilizándose desde hace milenios. Todavía hoy son un opción para muchas personas, no solo para curar enfermedades y dolencias, sino también para prevenirlas y mejorar la salud en general. En este artículo vemos tres remedios herbales que puedes preparar en tu cocina. 

La literatura e información disponible sobre plantas medicinales y remedios caseros es muy amplia. Además, existen muchos estudios científicos que avalan muchas de las propiedades que se le atribuyen. Sin embargo, aunque existen remedios herbales casi para todo, no es fácil saber qué se necesita en cada momento o cómo hacer mezclas adecuadas.



En este artículo vamos a ver tres tipos de remedios herbales tradicionales, muy beneficiosos para la salud, que puedes preparar en casa. Concretamente, vamos a hablar de las hierbas suecas, las flores de Bach y el Triphala.

Remedios herbales para hacer en casa

Existen cientos de remedios herbales que usan diferentes hierbas, semillas, flores, frutos o raíces con lo que se preparan infusiones, tinturas, jarabes, emplastes, etc. Vamos a ver algunos de los remedios naturales a base de plantas medicinales más interesantes.

Hierbas suecas


Las hierbas suecas son una mezcla de hierbas tradicional con la que se hace el amargo sueco, una tintura con múltiples usos, desarrollada en el siglo XVIII por dos médicos suecos. De hecho, las hierbas suecas tienen muchas propiedades y beneficios para la salud.

Es más, diversos estudios han comprobado muchos de los beneficios que tradicionalmente se le han atribuido al amargo sueco. Por ejemplo, el amargo sueco es conocido principalmente por los efectos que tiene sobre la salud digestiva. Un estudio publicado en el Journal of Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine en 2015 encontró que los amargos previenen y alivian la indigestión.

Otras propiedades que se le atribuyen a las hierbas suecas incluyen el fortalecimiento del sistema inmunológico, el alivia de una amplia gama de dolores y la mejora de la visión. Además, las hierbas suecas tienen un alto poder desintoxicante y ayudan a eliminar los parásitos intestinales, entre otros beneficios.

La tintura de hierbas suecas se puede comprar como tal o elaborarla en casa. Además, las hierbas suecas también se pueden preparar en infusión. Lo más sencillo es adquirir las hierbas suecas ya mezcladas. Actualmente, la mezcla elaborada por la herborista austriaca María Treben es la más popular.

Hacer tintura de hierbas suecas es tan sencillo como meter la mezcla de hierbas suecas en un tarro de vidrio junto con vodka, ron blanco o aguardiente. Como orientación, diremos que se deja macerar durante al menos 15 días (hasta un mes, agitando el tarro a diario. Luego se cuela y está listo para su uso, tanto para ingerir como para usar de forma tópica.

En cualquier caso, en las mezclas de hierbas suecas suele venir la receta y el modo de preparación. Por eso es recomendable seguir las instrucciones, tanto de preparación como de uso posterior. No hay que perder de vista que los remedios naturales no son inocuos. Por lo tanto, es importante seguir las indicaciones de un profesional para la administración de este tónico.

Además, las hierbas suecas también se pueden tomar como en infusión. Pero no hay que olvidar que el nombre de «amargo sueco» lo tienen por un motivo: su intenso sabor amargo. Unas gotas de tintura diluidas en otra bebida pueden ser fáciles de tomar que toda una infusión amarga.

Flores de Bach


Otro remedio natural muy popular que sirve para casi todo es el que se conoce como flores del doctor Bach o, simplemente, flores de Bach, un sistema de 38 remedios florales para ayudar a alcanzar la alegría y la felicidad, en palabras de su creador.

Cabe destacar que los remedios florales de Bach funcionan en armonía con las hierbas, la homeopatía y los medicamentos y, además, son seguros para todas las personas, incluidos los niños, las mujeres embarazadas, los ancianos e incluso para las mascotas y las plantas.

El doctor Edward Bach descubrió que las flores tienen la capacidad de afectar nuestras emociones de manera positiva. Las energías de diferentes flores pueden eliminar nuestros dolores y sufrimientos emocionales, que con el tiempo dañan nuestra salud y perjudican la curación. Cuando murió en 1936, el doctor Bach se aseguró de que su sistema de flores de Bach original fuera simple y fácil de entender y usar para todos.

Es decir, cualquiera puede tener acceso a este tipo de remedios. Aunque puedes comprar los remedios ya preparados, hacerlos es muy sencillo. Para elaborar estos remedios herbales necesitas un frasquito cuentagotas previamente esterilizado (de 20-30 ml es suficente), agua mineral y las esencias florales que necesites, según la finalidad del remedio. Además, necesitarás una gotas de alguna bebida alcohólica, como brandy o coñac, que actuará como agente conservador (si no quieres añadir alcoholo no pasa nada, aunque la mezcla se estropeará antes).

El procedimiento comienza llenando el frasco con agua mineral hasta tres cuartas partes de su capacidad y se termina de llenar con la bebida alcohólica. Después de añaden 4 gotas de las esencias elegidas y se agita bien. Y listo. La mezcla durará unas tres semanas.

Como en el caso de las hierbas suecas, es importante consultar con un profesional, no solo en cuanto a la mezcla de aceites esenciales, sino también en cuanto a cómo se deben tomar (cuándo y cuánto) según el problema o dolencia que se quiera tratar o prevenir.

Triphala


El triphala se ha utilizado en la medicina ayurvédica tradicional desde la antigüedad como un tratamiento de usos múltiples para síntomas. Se trata de una mezcla de hierbas que consta de tres plantas medicinales nativas de la India que se puede usar tanto como tratamiento para diversas dolencias comunes como para prevenir enfermedades crónicas.

Los estudios demuestran que el triphala puede ayudar a prevenir la inflamación. Además, se ha encontrado que tiene un posible efecto protector contra ciertos cánceres.

El triphala también se utiliza como un tratamiento alternativo natural para el estreñimiento y problemas dentales como el exceso de placa y la inflamación de las encías. Incluso puede ayudar con la pérdida de peso.

El triphala puede comprarse en cápsulas, listo para tomar. Pero también puede comprarse en polvo y prepararlo disolviendo la cantidad necesaria en agua tibia y miel.

Además, la mezcla triphala puede mezclarse con ghee, otro producto ayurvédico muy beneficioso para la salud. El ghee es un tipo de mantequilla clarificada. Puede agregarse al agua tibia para obtener una bebida relajante. Además, se puede mezclar con miel para formar una pasta comestible.

También se puede encontrar el triphala en formato para infusión.

Una vez más destacamos la importancia de consultar con un especialista la forma de tomar este producto, en función de las necesidades personales.

Comentarios finales

Los remedios herbales pueden ser eficaces, siempre y cuando se tomen adecuadamente. Por eso hemos insistido en la necesidad de consultar con un profesional, incluso si se van a tomar para prevenir dolencias o mejorar la salud en general.

Este tipo de consultas suelen atenderlas en los establecimientos donde venden este tipo de productos. No obstante, es importante asegurarse de que los personas que nos atienden están capacitadas para ofrecer el tipo de asesoramiento necesario, muy especialmente en caso de que se padezca algún tipo de enfermedad.

A esto hay que añadir que es muy importante que las enfermedades sean diagnosticadas por un médico especialista. Además, hay que poner en conocimiento de este cualquier tipo de remedio herbal que se haya consumido o que se esté consumiendo, tanto si tiene que ver con la dolencia diagnosticada como si no.