¿Estás preparando una cena especial y no quieres quedarte corto con la bebida? ¿Cuántas copas tiene una botella de vino? El placer de disfrutar del vino comienza al descorchar la botella así que, pensando en los principiantes, a continuación, te contamos todo lo que necesitas saber para hacerlo correctamente y triunfar en cualquier comida, cena o evento social. 

Botellas y copas: medidas estándar

Para empezar, vamos a hablar de algunos conceptos básicos que debes conocer si quieres convertirte en el anfitrión perfecto. Para calcular cuántas copas salen de una botella de vino, ten en cuenta que una botella estándar tiene una capacidad de 750 mililitros o 5 onzas líquidas, según el sistema métrico inglés. Para las grandes celebraciones también existen botellas Magnum, con una capacidad de 1,5 litros, equivalente a dos botellas estándar.

Por otro lado, debes considerar el tipo de copa en el que vas a servir el vino. Muchas personas desconocen que también existen unos estándares definidos para las copas, establecidos por la International Standard Organization (ISO). Según esta norma internacional, una copa estándar mide 5 centímetros de alto, 10 centímetros de fondo y 6,5 centímetros de ancho así que, ¿cuántas copas son una botella de vino? Tomando como referencia estas medidas, el contenido de una botella puede oscilar entre las cinco y las ocho copas, dependiendo del tipo de vino. 

Consejos prácticos para servir el vino

Elige la copa adecuada

Antes de empezar a servir, ¿sabes qué tipo de copas resultan más adecuadas para el vino? Para el vino tinto o el blanco, las más habituales son las copas tipo Burdeos o Borgoña, de cuerpo redondeado y boca más estrecha.

Si vas a tomar un vino espumoso, sin embargo, lo más indicado son unas copas tipo “flute”, más altas y delgadas, que ayudan a mantener su temperatura y efervescencia.

Cantidades recomendadas

Una vez descorchada la botella, ¿hasta dónde llenar las copas? El vino necesita tener espacio para respirar y liberar sus aromas por lo que, en general, se recomienda servir aproximadamente un tercio de la copa cada vez. 

En el caso del vino blanco como el de Grau Online, sin embargo, suele servirse menos cantidad, para que se mantenga frío durante más tiempo. Con los espumosos puedes llenar más la copa, sin que llegue a rebosar.

Temperatura de servicio

Este es otro de los factores clave para aprender a servir el vino como un profesional. La temperatura óptima oscila entre los 12ºC y los 18ºC para el vino tinto y de 8-12ºC para el vino blanco, dependiendo del tiempo de crianza. Por su parte, el vino espumoso debe servirse muy frío, en torno a los 7ºC.

Servir con elegancia

Para servir, inclina la copa y vierte el vino con delicadeza, dejando que se deslice lentamente por las paredes. Cuando la llenes hasta el nivel óptimo, gira suavemente el cuello de la botella antes de retirarla, para evitar que gotee.

Como ves, la atención al detalle es clave para lograr un servicio perfecto, que nos ayude a disfrutar del vino al máximo. Ahora que ya conoces la teoría para conseguirlo, ¿te animas a ponerla en práctica?