¿Tus cuchillos ya no cortan como el primer día? En este artículo te explicamos cómo afilar los cuchillos de cocina, paso a paso. Verás que es muy sencillo.

Por mucha calidad que tengan nuestros cuchillos de cocina, llega un momento en el que es necesario retocar su filo y afilarlos para que su eficiencia sea la del primer día. El paso del tiempo y los usos hacen que poco a poco nuestros cuchillos pierdan su filo y por ello es normal notar que cada vez les cuenta cortar un poco más. Ante esta situación, cuando notemos los primeros síntomas de pérdida en la facilidad de corte, lo mejor es proceder a afilarlos.



Si aún no sabes cuál es la mejor forma de afilar tus cuchillos de cocina, a continuación te explicamos cómo hacerlo, paso a paso. ¡Toma nota!

Consejos para afilar los cuchillos de cocina

Antiguamente, los cuchillos y tijeras de cocina, u otros trabajos, se afilaban de forma artesanal ¿Recuerdas al afilador anunciándose por las calles? También, había talleres y cuchillerías en las que se encargaban de estas tareas, como es el caso de Ganivetería Roca, una antigua cuchillería con más de 100 años de antigüedad. Pues bien, hoy en día podemos hacer esos mismos trabajos nosotros mismos en casa, contando con las herramientas necesarias, eso sí. Para ello, necesitamos una piedra de afilar y llevar a cabo una serie de pasos.

Las piedras de afilar, si compramos la adecuada, cuentan con doble función:

  • Devastar, corregir imperfecciones que van apareciendo en el filo del cuchillo con los usos, y recobrar el ángulo que se ha ido perdiendo. Estos se consigue con la cara de grano grueso de la misma piedra.
  • Afilar, que se consigue con la cara de la piedra de grano fino.

Por otra parte, para hacer el afilado correctamente es necesario sumergir la piedra en agua, durante unos 5 o 10 minutos. Debemos sacarla cuando la piedra sumergida deje de expulsar burbujas de aire. También es importante tener en cuenta que la piedra debe estar siempre mojada mientras estemos afilando nuestros cuchillos. Además, durante el afilado se producirá un líquido de color gris que mejorará el proceso de afilado de tus cuchillos.

Antes de proceder al afilado del cuchillo de cocina, debes tener en cuenta que la inclinación del cuchillo y su ángulo respecto a la piedra es esencial para tener un buen resultado. Coloca la piedra sobre una superficie estable y sitúa la hoja del cuchillo sobre ella en un ángulo de 45 grados respecto al eje longitudinal de la propia piedra. Primero debemos usar la parte de grano grueso de la piedra. Procedemos apoyando el filo sobre la piedra y levantándola suavemente, dejando un hueco de un centímetro, aproximadamente, y formando un ángulo de 20 grados. El cuchillo debe estar siempre colocado con la hoja mirando hacia nosotros, agarrándolo con firmeza con una mano por el mango. La otra mano la colocaremos sobre la hoja sin acercarnos al filo.

El siguiente paso es el propio afilado. Para ello debemos mantener el ángulo descrito y ejercer presión sobre la piedra, frotaremos el filo del cuchillo longitudinalmente a lo largo de la piedra y haremos unas 20 o 30 repeticiones en los dos sentidos. Aparecerá una rebaja con tacto rasposo, que indicará que se está haciendo correctamente el afilado del cuchillo.

Para afilar correctamente el cuchillo es recomendable dividirlo en tres tercios y realizar las 20 pasadas por cada uno de ellos. Cuando tengamos listo uno de los lados, le daremos la vuelta y realizaremos la misma operación por el otro lado.

Lo siguiente será retirar la rebaba del cuchillo de cocina. Para ello, trazamos una curva por toda la piedra de afilar, desde la parte superior izquierda a la inferior derecha. Realizaremos este movimiento unas 10 veces para eliminar la rebaba. Después debemos meter el cuchillo bajo el grifo del agua para quitar todos los residuos. Por último, secamos con un trapo.

Para finalizar el proceso de afilado de cuchillos de cocina, debemos emplear la otra piedra de grano fino. El proceso será el mismo. Así conseguiremos un afilado mucho más eficiente sin perjudicar a la calidad del cuchillo.

Afilado de cuchillos de cocina con chaira

No obstante, aunque una de las mejores formas de afilar cuchillos de cocina es con piedra, hay quien prefiere hacerlo con chaira. Aunque, para lo que sirve realmente no es para afilar, si no, para mantener el filo por más tiempo. Por ello, es recomendable tenerla siempre a mano y usarla regularmente para alargar la vida útil de nuestros cuchillos de cocina. Debemos usarla antes de comenzar a cortar los alimentos que vayamos a preparar.

Gracias a ella conseguiremos un filo mucho más unificado, eliminando las mellas que se hacen en el cuchillo cuando cortamos.

¿Por qué pierden el filo los cuchillos de cocina?

Todo depende del tipo de acero y el proceso de forjado con el que estén fabricados nuestros cuchillos de cocina, por ello unos duran más que otros. Aun así, con el uso continuado es normal que todos los cuchillos, sin importar su calidad, tiendan al perder el filo. Lo único que unos lo perderán antes que otros, dependiendo de su calidad.

Por ejemplo, los cuchillos de acero y carbono son los que tienen el filo más duradero. Mientras que los de acero inoxidable son los que pierden su filo antes.