El yogur es un alimento muy saludable y nutritivo. Pero no todos los yogures son iguales. En este artículo te damos las claves para hacer yogur casero usando una yogurtera eléctrica, la forma más fácil, rápida y eficaz de preparar yogures en casa.

Si eres amantes del yogur, seguro que estarás de acuerdo con que el yogur casero es una de esos pequeños lujos culinarios más fáciles de conseguir. Además es un alimento muy saludable.



 Antes de ponernos manos a la obra, para hacer yogur casero lo primero es comprar una yogurtera para casa si aún no la tienes. Este electrodoméstico no es necesariamente caro. De hecho, tienes muchos modelos por algo menos de 30 euros. Cualquier yogurtera eléctrica sirve. En realidad, todas hacen lo mismo. Lo que puede variar de una a otras es la capacidad, si tiene o temporizador o si usa vasitos individuales o un recipiente grande para todo el yogur.

No obstante, es importante aclarar una cosa: puedes hacer yogur casero sin yogurtera. Sin embargo, en este artículo vamos a hablar del uso de una yogurtera eléctrica porque nos parece una forma rápida, sencilla y práctica de hacer yogur.

Por qué el yogur casero es mejor que el yogur comercial

El yogur es un alimento muy saludable. Pero, como pasa con tantos y tantos productos, el que se compra en el supermercado puedo no serlo tanto. Por una parte, están los aditivos y edulcorantes añadidos, por no hablar de los ingredientes adicionales (por ejemplo, la gelatina que algunas marcas añaden a los yogures congelados). Por otra parte, está el tema de la calidad de las bacterias beneficiosas que contienen, esas que mejoran la salud intestinal.

Varias variables afectan la calidad del yogur producido comercialmente que compra en la tienda. Dependiendo de la calidad de la leche y los métodos utilizados para transformarla en yogur, el cuerpo puede obtener varios beneficios saludables o puede que ningún beneficio en absoluto.

Para empezar, el yogur de alta calidad, como el yogur casero hecho con ingredientes adecuadso, contiene decenas de bacterias beneficiosas que mejoran la salud intestinal. El problema es que la mayoría de las variedades compradas en las tiendas pierden la marca de calidad por cuatro razones principales:

  1. Para producir la mayoría de los yogures comerciales se utiliza leche de mala calidad.
  2. Muchos yogures contienen azúcares añadidos (muchas veces procedente de organismos modificados genéticamente, lo que se denomina OMG) , colorantes, saborizantes, edulcorantes artificiales y/o espesantes. Solo hay que mirar los ingredientes para comprobarlo. El mayor problema del azúcar añadido es que el azúcar alimenta a los microbios que causan enfermedades que desplazan la flora beneficiosa en su tracto intestinal. Y el paso más importante para desarrollar una flora intestinal saludable es limitar su consumo de azúcar. En este sentido, es importante señalar que los efectos negativos del azúcar superan con creces los beneficios probióticos mínimos que puede recibir del yogur comercial
  3. Salvo en los casos de los yorgures orgánicos, es muy probable que el yogur esté hecho con leche procedente de vacas alimentadas con maíz o soja transgénicos. No hay que olvidar que el 90 por ciento del suministro mundial de maíz y soja es transgénico (algunas fuentes indican un porcentaje mayor).
  4. Los yogures comerciales solo llevan dos o tres tipos de bacterias y, por lo general, han sido modificadas genéticamente y que, además, han perdido parte de su fuerza probiótica.

Simplemente el hecho de poder controlar la calidad de la leche y el tipo de fermentos que utilizas para fermentarla para hacer el yogur ya es una razón más que poderosa para animarse a darle uso a la yogurtera.

Además, es tan sencillo hacer yogur casero y son tantas las posibilidades que merece la pena invertir un poco de dinero en la yogurtera. De hecho, amortizarás el aparato en pocos meses. Y ganarás en salud, algo muy necesario en los tiempos que corren.

Ingredientes necesarios para hacer yogur casero

Hacer yogur casero es muy simple. En realidad, el yogur no es más que leche fermentada. Por eso solo necesitarás leche entera y fermentos.

La leche es mejor que sea pasteurizada (leche fresca), no uperisada o ultrapasteurizado (leche UTH), aunque tampoco pasa nada. En realidad, lo que ocurre es que esta leche está tan procesada que es menos nutritiva porque pierde más nutrientes durante el proceso de esterilización. Por otra parte, si usas leche cruda debes pasteurizarla primero para eliminarlos microorganismos patógenos de la leche. Además, ten en cuenta que cuanta más grasa tenga la leche más cremoso quedará el yogur.

Los fermentos los puedes obtener de otro yogur o comprarlos liofilizados. Hay muchas empresas que comercializan fermentos para yogur o cultivos para yogur de muchos tipos. Estos fermentos son reutilizables, por lo que una caja te puede durar mucho tiempo. Decimos que son reutilizables porque puedes usar un yogur de la tanda anterior para hacer la siguiente. Después de varias tandas usas un sobre de fermento o cultivo de yogur nuevo y listo (como decimos la principio del párrafo, puedes obtener los fermentos de otro yogur). Ten en cuenta que de la calidad de los fermentos depende la calidad del yogur.

Receta: Yogur Casero con Yogurtera

Para la preparación del yogur casero necesitarás 5 o 10 minutos, aunque tendrás que esperar entre 10 y 15 horas para degustarlos.

Los ingredientes que necesitarás son la cantidad de leche indicada en la yogurtera y un sobre de fermento para yogures (o, en su lugar, 4 cucharadas soperas de yogur natural).

Una vez reunidos los ingredientes, para hacer yogur casero con yogurtera sigue los siguientes pasos:

Tiempo necesario: 15 horas.

  1. Calienta la leche

    Aunque puedes usar la leche a temperatura ambiente, conviene calentar un poco la leche, a 40 o 45 grados centígrados, según el tipo de fermento. Si no estás seguro, calienta la leche a 40 grados. En cualquier caso, no uses la leche directamente de la nevera. Cuanto más fría esté la leche más tiempo tardará el yogur en hacerse. Usa la cantidad necesaria que indique tu yogurtera.

  2. Añade el fermento o el yogur

    Añade un sobre o píldora de fermento o unas cucharadas de yogur natural sin edulcorar. Mezcla bien.

  3. Opcional: añade unas cucharadas soperas colmadas de leche en polvo

    Para darle mayor consistencia al yogur y aumentar su valor proteínico puedes añadir una o dos cucharadas colmadas de leche en polvo. Mezcla bien para disolver la leche en polvo. Pero esto es opcional.

  4. Introduce la mezcla en la yogurtera

    Cuando la mezcla esté lista viértela en la yogurtera, según las indicaciones de la misma. Si tiene temporizador, prográmalo 8 o 10 horas. Si no, utiliza una alarma o similar que te avise cuando pasen las 8-10 horas. Ten en cuenta que algunos fabricantes de cultivos para yogur indican que en la resiembra de cultivo (cuando se utiliza un yogur anterior) se necesita menos tiempo de fermentación. Por eso es muy importante que mires bien las instrucciones. Ten en cuenta que algunos fabricantes también suelen indicar el número recomendado de resiembras durante las cuales garantizan la preservación de las propiedades probióticas de las bacterias.

  5. Deja reposar en el frigorífico

    Una vez terminado el proceso anterior, mete el yogur en el frigorífico durante al menos 2 o 3 horas. El yogur se conserva refrigerado hasta una semana.

Comentarios finales

Si es la primera vez que haces yogur en casa no hace falta que te compliques la vida: puedes usar un yogur comercial entero (mejor bífidus) y probar. La leche fresca la puedes encontrar prácticamente en casi cualquier supermercado. Si quieres un yogur cremoso añade leche entera. Poco a poco verás que realmente merece la pena comprar ingredientes más caros.

Lo bueno de hacer yogur casero es que es muy fácil y muy barato. Y se come con tanta facilidad que podrás experimentar muchas veces, puede que varias veces por semana. Y como es un alimento súper saludable merecerá la pena.

Por cierto, ¿sabías que la leche fresca de cabra es la más sana y que es fantástica para hacer yogures caseros?

Libros relacionados
9,50€
10,00
disponible
3 Nuevo Desde 9,50€
Amazon.es
Envío gratuito
4,70€
4,95
disponible
3 Nuevo Desde 4,70€
Amazon.es
Envío gratuito
10,40€
10,95
disponible
2 Nuevo Desde 10,40€
Amazon.es
Envío gratuito
Última actualización: 29 noviembre, 2020 2:20