El queso de cabra es un producto de curioso sabor y textura con el que se pueden preparar deliciosas recetas todo el año. En este artículo vamos algunas recetas fáciles con queso de cabra que no solo son deliciosas, sino que, además, son bastante originales y sorprendentes. 

El queso de cabra es un ingrediente que se puede añadir tanto a platos fríos como calientes. Además, se puede usar como complemento y también como ingrediente principal. Con este ingrediente sencillo y cremoso con un toque amargo se pueden preparar todo tipo de platos, tanto salados como dulces.



Si estás dudando sobre si el queso de cabra es un ingrediente saludable o no, es importante que sepas que este queso tiene muchos beneficios. Por ejemplo, el queso de cabra tiene más vitaminas y minerales que el queso de vaca. De hecho, la leche de cabra es más rica en nutrientes esenciales que la leche de vaca (como vitamina A y B, calcio, hierro, magnesio y potasio)

Por otra parte, el queso de cabra tiene  menos calorías que los quesos de vaca. Además, es más fácil de digerir, porque tiene menos lactosa y una estructura proteica ligeramente diferente.  

Recetas fáciles con queso de cabra

Hemos seleccionado las siguientes recetas con queso de cabra, no solo por lo sencillas que son de preparar, sino también porque el resultado es fantástico y quedan buenísimas. 

Coles de Bruselas con queso de cabra

Seguramente cuando pensamos en un plato delicioso lo último que se nos viene a la cabeza son las coles de Bruselas. Sin embargo, este ingrediente tan denostado por su sabor y su apariencia puede protagonizar un plato muy sabroso, además de extraordinariamente saludable. 

Para preparar esta receta de coles de Bruselas con queso de cabra necesitarás los siguientes ingredientes

  • 1 kg. coles de Bruselas cortadas por la mitad
  •  6-8 dientes de ajo picados
  • un rulo de queso de cabra fresco desmenuzado
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta 

Para preparar este plato, primero precaliente el horno a 200 °C. Mientras el horno se caliente, coloca una buena capa de aceite de oliva en una fuente para horno. Pon encima las coles de Bruselas y los ajos picados. Añade sal y pimienta al gusto. 

Cuando el horno esté listo, introduce la fuente y hornea hasta que las coles de Bruselas estén tiernas (entre 25 y 30 minutos)

A continuación, saca la fuente del horno y esparce el queso de cabra desmenuzado. 

Si todavía necesitas “disfrazar” un poco más el sabor de las coles de Bruselas prueba a añadir pasas o frutos secos. 

Hojaldre de espinacas y queso de cabra

No, las espinacas tampoco son precisamente el ingrediente más sabroso asociado a una comida rica. Sin embargo, como en el caso de las coles de Bruselas, bien combinadas, las espinacas pueden formar parte de un plato delicioso. Y muy saludable también.

Para hacer esta receta de hojaldre de espinacas y queso de cabra necesitarás los siguientes ingredientes:

  • un paquete de hojaldre (fresco o congelado)
  • 400 gr de espinacas congeladas, descongeladas y escurridas
  • 2 huevos
  • 150 ml de leche
  • 2 rulos de queso de cabra tierno
  • una pizca de nuez moscada 

Para empezar, precalienta el horno a 200 °C. Mientras tanto, desenrolla la masa de hojaldre y colócala en un molde, plegando los bordes para que el relleno no se salga. Pincha la masa con un tenedor y hornea durante 10 minutos. 

Mientras tanto, con un procesador de alimentos o un robot de cocina mezcla  las espinacas con los huevos, la leche, la mitad del queso de cabra y la nuez moscada. Las espinacas deben quedar   picadas, pero no hechas puré. 

Cuando la masa esté lista presiona el centro si se ha inflado un poco y luego vierte  el relleno. Después, esparce el resto del queso y hornea 15 minutos más. 

Ensalada de queso de cabra y remolacha

Pocas recetas son tan fáciles de hacer como esta. Además, es una excelente manera de presentar un ingrediente tan saludable como la remolacha.

Para preparar esta receta de ensalada de queso de cabra y remolacha necesitarás los siguientes ingredientes:

  • remolacha cocida 
  • queso de cabra
  • hojas verdes para ensalada al gusto (canónigos, rúcula, lechuga…)
  • un o dos diente de ajo picado
  • zumo de limón
  • un poco de mostaza de Dijon
  • un poco de miel clara (por ejemplo, miel de acacia)
  • aceite de oliva

Para preparar este plato, comienza cortando la remolacha cocida en rodajas muy finas, tipo carpaccio. Coloca estas rebanadas directamente sobre los platos donde vayas a servir la ensalada.

A continuación, prepara el aderezo colocando en un frasco con tapa el aceite, el zumo de limón, el ajo picado, la mostaza y la miel. Añade un poco de sal si lo deseas. Cierra bien el frasco y agita bien para emulsionar la mezcla. Después, pon un poco de este aderezo sobre las rodajas de remolacha. 

Para terminar, coloca unas hojas verdes sobre la remolacha, junto con el queso de cabra en lonchas finas y añade un poco más de aderezo por encima.