Patatas fritas, sí, pero… ¿saludable? ¡Por supuesto! En este artículo te contamos cómo hacer patatas fritas saludables. Es muy fácil, rápido, limpio y económico.

Pocos platos son tan populares, deliciosos y apetecibles como unas patatas fritas. El problema es que tienen tantas calorías y, sobre todo, tanta grasa, que hay que comerlas con moderación y solo de vez en cuando.



La buena noticia es que, preparando las patatas fritas de manera saludable, se pueden comer, y disfrutar, con mucha más frecuencia. ¿Cómo? Muy simple: con una freidora sin aceite. Si no sabes muy bien cuál elegir, en la página web de freidoras.org podrás ver los mejores modelos de freidoras sin aceite según la valoración de los propios usuarios.

Pero hacer unas patatas fritas saludables tiene otro secreto más. Primero te contamos por qué deberías usar una freidora sin aceite y luego te contamos el verdadero secreto del éxito friendo patatas.

Patatas fritas saludables en freidora

El problema de las patatas fritas es que absorben mucho aceite en las freidoras convencionales. Eso hace que las patatas tengan mucha grasa, incluso aunque las coloques sobre un papel absorbente después de freírlas.

Además, con mucha frecuencia se pone el aceite demasiado caliente, se reutilizan aceites de otras frituras y/o se utiliza un aceite poco adecuado para freír. Esto provoca que el aceite se estropee y que en él se formen subproductos tóxicos que se pueden ingerir tras la fritura.

Las freidoras sin aceite no necesitan más que una cucharadita de aceite para funcionar. Con eso es suficiente para conseguir una patatas fritas deliciosas.

El secreto para una patatas fritas verdaderamente saludables

El verdadero secreto para conseguir unas patatas fritas saludables es hacerlas al estilo de la abuela, pero sustituyendo la sartén por la freidora sin aceite.

Y eso ¿cómo es? Es tan simple como usar patatas de verdad, de las que tienes que pelar, lavar y trocear, en vez de patatas congeladas.

Puede que te parezca una tontería, pero no lo es. Para conseguir ese efecto especial que se consigue con las patatas congeladas hay que someterlas a un proceso por el cual pierden una cantidad muy importante de nutrientes.

No pierdas de vista que comer saludable no es solo comer pensando en las grasas y en las calorías: también hay que comer algo que nos alimente, no solo que llene nuestros estómagos.

Muchos, al leer esto, pensarán: “Ya, vale, pero es las patatas naturales no quedan crujientes cuando las fríes”. ¡No! ¡Falso! Es posible hacer patatas fritas crujientes con patatas naturales. Es muy fácil.

Cómo conseguir patatas fritas saludables y crujientes

Para conseguir patatas fritas saludables y crujientes usando patatas naturales sigue los siguientes pasos:

  • Pela las patatas y pártelas en bastón.
  • Mételas en agua fría durante media hora.
  • Aclara y escurre las patatas. Sécalas con papel absorbente de cocina.
  • Mételas en la freidora sin aceite y programa 100ºC durante 10-15 minutos (según cantidad) para que se sequen.
  • Añade una cucharada de aceite de oliva y mezcla.
  • Vuelve a meter las patatas y programa 15-25 minutos (según cantidad) a 180 ºC.

Y ¡listo!

Recuerda comprobar las instrucciones de tu freidora, especialmente para comprobar los tiempos.