Con el ritmo de vida que llevamos actualmente tirar de precocinados es algo habitual en muchos hogares. La buena noticia es que cocinar con alimentos precocinados no tiene por qué ser sinónimo de mala alimentación. En este artículo te damos algunos consejos para elegir y usar precocinados y algunas ideas para utilizarlos sin necesidad de sacrificar una alimentación saludable.

No cabe duda de que tener en casa alimentos precocinados nos puede solucionar comidas y cenas muy a menudo. Sí, no hay nada como la comida casera. Pero tampoco pasa nada por cocinar con alimentos precocinados de vez en cuando.



Es especialmente útil contar en el congelador con precocinados congelados que podamos usar en cualquier momento. La clave aquí es elegir productos de calidad. Porque no todos los precocinados son iguales.

Consejos para seleccionar alimentos precocinados de calidad

A la hora de elegir precocinados es importante comprar productos de calidad, especialmente si se compran congelados. Además de tener un mejor sabor, los precocinados de calidad también utilizan mejores materias primas en la elaboración.

Para comprar alimentos de calidad, te recomendamos que sigas las siguientes indicaciones:

Mira las etiquetas


Por una parte debes comprobar los aditivos. Y no solo la cantidad, sino también a qué se refieren. Porque no todos los aditivos son perjudiciales. Si te detienes a hacer una comparativa verás que los precocinados más baratos no solo tiene más aditivos, sino que estos son más agresivos.

Además de mirar los aditivos también debes comprobar los ingredientes. Especialmente interesante resulta revisar el porcentaje total de carne o pescado que contienen y el tipo de grasa utilizada, entre otros. Y si hay algún ingrediente que no sabes qué es no dudes en comprobarlo.

En general, comparando productos de similares características, cuanto más sencilla y breve sea la etiqueta probablemente el producto sea de mejor calidad. Además, los precocinados de mala calidad utiliza cantidades excesivas de potenciadores del sabor, como el glutamato monosódico (E-621), conservantes y colorantes artificiales.

Revisa la información nutricional


Los precocinados de mala calidad no solo utilizan una gran cantidad de aditivos, sino que también son mucho más altos en grasas e incluyen muchas grasas saturadas y grasas trans, además de tener un contenido en sodio mucho mayor.

Además, el aporte calórico de los precocinados de buena calidad es menor y su aporte nutricional, en general, es mucho mayor. Esto se debe, por una parte, a que utilizan materias primas de mejor calidad y que sus procesos de fabricación son más respetuosos con los propios alimentos.

Compra productos locales


En España contamos con empresas punteras en alimentación que ofrecen productos de gran calidad. Es el caso de Precocinados Frimesa, que lleva varias décadas fabricando precocinados congelados de excelente calidad con ingredientes artesanos.

Además, una de las ventajas de comprar productos hechos en España es que se reduce el riesgo de romper la cadena de frío y/o conservación, lo que deteriora los productos.

Apuesta por el sabor tradicional


Cuántas veces, al consumir un precocinado, has pensando: «hay que ver, cuánto sabe a polvos». Ese «sabor a polvos» es debido a la gran cantidad de aditivos y de ultraprocesamiento que han sufrido el alimento antes de llegar a tu mesa. Por eso el sabor tradicional es, en sí mismo, garantía de calidad en los alimentos precocinados.

Ideas para cocinar con alimentos precocinados de manera más saludable

Comer precocinados nos es la manera más saludable de comer. Eso lo sabe todo el mundo. Sin embargo, eligiendo precocinados de calidad y aplicando estas ideas, ya verás como comer alimentos precocinados puede ser mucho más saludable.

  • Consume los precocinados antes de la fecha de consumo preferente o fecha recomendada. Después de esa fecha es posible que hayan perdido calidad y nutrientes.
  • Conserva los precocinados a la temperatura recomendada y, si son congelados, no rompas la cadena de frío. Si vuelves a congelar un alimento congelado este se deteriora.
  • Realiza la fritura con aceite de calidad, preferiblemente aceite de oliva de baja acidez (mejor si es oliva virgen) o aceite de girasol alto oleico.
  • Cuidado con la temperatura del aceite: si se caliente mucho se degrada.
  • También hay que cuidar la reutilización del aceite. Cuanto más nuevo sea el aceite mejor. Además, si se reutiliza, debe estar limpio y haber estado guardado protegido del ambiente y de la luz.
  • Si puedes preparar los precocinados al microondas o, mucho mejor, el horno, utilízalo para cocinar estos productos.
  • Ajusta la porción según las indicaciones del producto.
  • Acompaña tus precocinados con una ensalada verde o algo de verdura (que también pueden tener en conserva), para obtener más nutriente. Además, la verdura, en cualquier de sus formas, es saciante, así que te ayudará a consumir menos calorías y grasas procedentes de los precocinados. Además, los vegetales crudos te ayudarán a hacer mejor la digestión.
  • Cuenta con una pieza de fruta o un yogur para el postre.

Esto no tiene nada que ver con la alimentación pero, ya que estamos, recuerda pensar en el planeta y recicla los envoltorios de los precocinados de manera adecuada.

Comentarios finales

Como ya hemos comentado, aunque la manera más saludable de comer es la comida casera, tampoco pasa nada por tomar alimentos precocinados de vez en cuando; pero estos deben ser de calidad.

Además, debes conservarlos y prepararlos adecuadamente, y acompañarlos con frutas y/o verduras para obtener una comida completa. Y no pongas como excusa que no tienes vegetales, que también puedes comprar las verduras en conserva.

Libros recomendados
11,44€
disponible
1 Nuevo Desde 11,44€
Amazon.es
Envío gratuito
17,00€
17,90
disponible
7 Nuevo Desde 17,00€
1 Usado Desde 21,00€
Amazon.es
Envío gratuito
17,05€
17,95
disponible
13 Nuevo Desde 17,05€
Amazon.es
Envío gratuito
Última actualización: 20 septiembre, 2020 14:32