Los cócteles pueden ser una excelente manera para entrar en el mundo del whisky. En este artículo te ofrecemos tres propuestas de cocktails con whisky muy refrescantes y fáciles de hacer con las que seguro que disfrutarás y harás disfrutar a tus invitados.

Un cóctel bien equilibrado puede mostrar la versatilidad y complejidad del licor incluso a aquellos que se pueden haber sentido desanimados por la fuerza y ​​los sabores poderosos de algunos whiskies. Incluso deberían revelar algunos aspectos nuevos de esta bebida espirituosa incluso a los drammers experimentados.

Las siguientes propuestas de cocktails con whisky no solo son muy sencillas de hacer, sino que, además, llevan ingredientes muy fáciles de encontrar.

Recetas de cocktails con whisky

Sangre y arena

Esta receta que se hizo famosa por la película con el mismo nombre que realizó Rodolfo Valentino en el año 1922, aunque hasta el año 1930 Harry Craddock no consiguió darle vida y crear una combinación perfecta de sabores. 

Ingredientes (4 cócteles): 

  • 177 ml whisky escocés
  • 120 ml zumo de naranja 
  • 60 ml licor de cerezas 
  • 90 ml vermut negro o rojo 
  • 29 ml Gran Marnier o Cointreau 
  • 4 rodajas de naranja para adornar 

Elaboración: 

Si no tienes una coctelera, es un buen momento para adquirir una, aunque en su defecto puedes utilizar cualquier recipiente que puedas tapar y en el que no se vayan a salir los ingredientes cuando los agites. 

Esta elaboración es realmente fácil de hacer, lo único que tienes que hacer es añadir todos los ingredientes (solo la mitad del zumo de naranja) que hemos dictado anteriormente en la coctelera y agitarlos bien. El siguiente paso es utilizar recipientes aptos para el congelador (como los de cubitos de hielo) y dejarlos congelar entre 8 y 24 horas. 

Cuando vayas a servirlos pica un poco de hielo, hasta dejarlo muy fino y repártelo en las copas. En una picadora añade los otros 60 ml de zumo de naranja acompañada de los cubitos de cóctel. Tritura sin miedo hasta que quede una mezcla escarchada. 

Sírvelo en las copas, adornando en la parte superior con otro poco de hielo picado y una rodaja de naranja en el borde. 

Limón y miel 

Esta bebida combina el sabor suave de un buen whisky con el ácido del limón y el toque dulce del jarabe de miel. 

Ingredientes (4 cócteles): 

  • 120 ml whisky bourbon
  • 80 ml zumo de limón 
  • 80 ml jarabe de miel 
  • 100 gr hielo picado 
  • 4 rodajas de limón y hojas de menta para adornar 

¿Cómo hacer jarabe de miel? 

Si al leer los ingredientes te estás preguntando qué es el jarabe de miel, no te preocupes, es una elaboración sencilla que solo te llevará unos minutos. Se hace con la misma cantidad de miel y agua. Junta los ingredientes en una sartén y caliéntalos a fuego medio sin dejar de remover hasta que la miel se haya disuelto. Déjalo enfriar y ya tienes listo tu jarabe. 

Elaboración: 

Junta todos los ingredientes en una coctelera (incluido el hielo) y agítalo hasta que se hayan integrado en su totalidad. 

A la hora de servir utiliza las hojitas de menta en la parte superior del cocktail para adornar, junto a una rodaja de limón en el borde. 

Cóctel de melocotón 

Un cóctel que se sale de lo normal debido a que los melocotones se calientan en una plancha y se dejan enfriar. Al juntarlos con el resto de ingredientes el resultado es un sabor sorprendente que no dejará a nadie indiferente. 

Ingredientes (4 cócteles): 

  • 2 melocotones sin hueso, cortados en trozos, manteniendo la piel 
  • 1 cucharadita de aceite de girasol 
  • 60 ml zumo de limón 
  • 200 ml whisky bourbon
  • 400 ml soda 
  • 4 rodajas de limón para adornar 
  • 150 gr hielo picado 

Elaboración: 

El primer paso es poner en una plancha la cucharadita de aceite neutro junto a los melocotones. Es importante controlar el fuego ya que tienen que dorarse, pero sin llegar a quemarse, de lo contrario el sabor del cóctel no será el adecuado. El tiempo óptimo es entre 3 y 4 minutos por lado. La textura tiene que quedarse tierna, pero sin que se lleguen a deshacer. Una vez se hayan enfriado, quítales la piel, tritúralos y añádeles el zumo de limón. 

Añade en una coctelera el whisky bourbon y la soda, agita bien hasta que ambos ingredientes se hayan integrado a la perfección. A continuación, añade el melocotón triturado, el limón y el hielo picado y vuelve a agitar bien. 

Sírvelo en copas y utiliza las rodajas de limón en los bordes para adornar. 

Disfruta de un buen whisky

Como puedes ver, preparar bebidas refrescantes con whisky como ingrediente principal es una tarea muy sencilla y con la que sorprenderás a todos tus amigos y/o familiares en cualquier comida o cena. Lo único que hace falta es un poco de creatividad, jugar con los sabores y texturas y empezar a crear combinaciones que todo el mundo adorará.